Publicado 16/09/2021 12:12CET

Los fuegos de Australia desataron floraciones masivas de algas marinas

Humo de incendios en Australia se extiende por el océano austral
Humo de incendios en Australia se extiende por el océano austral - JAPAN’S NATIONAL INSTITUTE OF INFORMATION AND ..

   MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las nubes de humo y cenizas de los incendios que devastaron Australia en 2019 y 2020 desataron la proliferación de algas en el Océano Austral a miles de kilómetros a favor del viento al este.

   Un nuevo estudio internacional dirigido por la Universidad de Duke, publicado en Nature, es el primero en vincular de manera concluyente una respuesta a gran escala en la vida marina a la fertilización por aerosoles de hierro pirogénicos (o hechos por fuego) de un incendio forestal.

   Muestra que diminutas partículas de hierro en aerosol en el humo y la ceniza transportados por el viento fertilizaron el agua a medida que caían en ella, proporcionando nutrientes para alimentar las floraciones a una escala sin precedentes en esa región.

   El descubrimiento plantea nuevas e intrigantes preguntas sobre el papel que pueden desempeñar los incendios forestales para estimular el crecimiento de algas marinas microscópicas conocidas como fitoplancton, que absorben grandes cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera terrestre que calienta el clima a través de la fotosíntesis y son la base de la red alimentaria oceánica.

   "Nuestros resultados proporcionan una fuerte evidencia de que el hierro pirogénico de los incendios forestales puede fertilizar los océanos, lo que podría conducir a un aumento significativo en la absorción de carbono por parte del fitoplancton", dijo en un comunicado Nicolas Cassar, profesor de biogeoquímica en la Escuela de Medio Ambiente Nicholas de Duke.

   Las floraciones de algas desencadenadas por los incendios forestales australianos fueron tan intensas y extensas que el posterior aumento de la fotosíntesis puede haber compensado temporalmente una fracción sustancial de las emisiones de CO2 de los incendios, dijo. Pero aún no está claro cuánto del carbono absorbido por ese evento, o por la proliferación de algas desencadenadas por otros incendios forestales, permanece almacenado de manera segura en el océano y cuánto se libera a la atmósfera. Determinar eso es el próximo desafío, dijo Cassar.

   Se prevé que los grandes incendios forestales, como los incendios sin precedentes que devastaron partes de Australia entre 2019 y 2020 y los incendios que ahora se desatan en el oeste de los EE.UU., Siberia, el Amazonas, el Mediterráneo y otros lugares, ocurrirán cada vez con más frecuencia con el cambio climático, señaló Weiyi Tang, un becario postdoctoral en geociencias en la Universidad de Princeton, quien codirigió el estudio como candidato a doctorado en el laboratorio de Cassar en Duke.

   "Estos incendios representan un impacto inesperado y previamente poco documentado del cambio climático en el medio marino, con posibles retroalimentaciones sobre nuestro clima global", dijo Tang.

   Los aerosoles pirogénicos se producen cuando se queman árboles, matorrales y otras formas de biomasa. Las partículas de aerosol son lo suficientemente ligeras como para ser transportadas por el humo y la ceniza del fuego durante meses, a menudo a grandes distancias.

   Si bien el nuevo estudio se centró en los impactos de los incendios forestales en el Océano Austral, otras regiones, incluido el Pacífico Norte y áreas cercanas al ecuador donde las aguas más profundas y frías suben a la superficie, "también deberían responder a las adiciones de hierro de los aerosoles de incendios forestales", dijo Joan Llort, becario postdoctoral en biogeoquímica marina en el Barcelona Supercomputing Center, que codirigió el estudio como investigador en el Instituto de Estudios Marinos y Antárticos de la Universidad de Tasmania.

   Los científicos utilizaron observaciones satelitales, flotadores oceánicos robóticos, modelos de transporte atmosférico y mediciones de la química atmosférica para rastrear la propagación de aerosoles de hierro pirogénico de los incendios forestales australianos y medir sus impactos en la productividad marina.