Publicado 01/06/2021 17:53CET

El genoma del perro que no ladra ilumina la evolución de los canes

La secuencia de ADN de un Basenji llamado 'China' (en la foto) podría tener un gran impacto en la comprensión de la evolución del perro, la domesticación y las enfermedades genéticas caninas.
La secuencia de ADN de un Basenji llamado 'China' (en la foto) podría tener un gran impacto en la comprensión de la evolución del perro, la domesticación y las enfermedades genéticas caninas. - JON CURBY.

   MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La secuencia del genoma del perro Basenji -uno de los más intactos y completos- puede tener gran impacto para comprender la evolución del perro, su domesticación y las enfermedades genéticas caninas.

   El Basenji, también conocido como el perro que no ladra, es una antigua raza de perro africana que todavía vive y caza con miembros de tribus en el Congo.

   En el estudio, publicado en BMC Genomics, los investigadores dicen que el genoma de Basenji, que se encuentra en la base del árbol genealógico de las razas de perros, es una excelente referencia imparcial para futuras comparaciones entre razas de perros y análisis evolutivo de perros.

   "El perro fue probablemente el primer animal domesticado por humanos y posteriormente ha sido seleccionado artificialmente por humanos en una gran diversidad de razas de perros de diferentes tamaños y formas", dijo en un comunicado el autor principal del estudio y profesor principal de Genómica y Bioinformática en UNSW (Universdiad de Nueva Gales del Sur) Sydney, doctor Richard Edwards.

   "Antes de este artículo, era difícil interpretar las diferencias entre los genomas de referencia del perro y los perros no domesticados, como dingos, chacales, coyotes, lobos y zorros.

   "Los grandes cambios podrían ser el resultado de una selección artificial reciente durante la creación de la raza de referencia específica.

   "Al agregar un genoma de tan alta calidad en la base del árbol genealógico del perro doméstico, hemos proporcionado un punto de anclaje para los estudios que pueden ayudar a establecer el momento y la dirección de los cambios genéticos durante la domesticación y la posterior reproducción".

   El doctor Edwards dice que la secuencia del genoma de Basenji es diferente al genoma de referencia del perro tradicional, CanFam, que es de una raza altamente derivada, el Boxer.

   Él dice que la elección del genoma de referencia del perro puede afectar los resultados de futuros estudios de genética canina que busquen variantes genéticas.

   "Por ejemplo, el Boxer está mucho más relacionado con otros mastines que con otras razas", dice.

   "Esto puede introducir sesgos en los análisis genéticos de muchas razas de perros. También existe el riesgo de que la variación específica de la raza pueda mapear mal, o no mapear en absoluto, una referencia sesgada. En principio, el Basenji está igualmente distante de la mayoría de las razas de perros modernos, por lo que es una base menos sesgada para las comparaciones".

   La doctora Kylie Cairns es experta en identidad y evolución de dingos en el Centro de Ciencias de Ecosistemas de la Facultad de Ciencias Biológicas, Terrestres y Ambientales de la UNSW.

   Ella dice que el genoma de Basenji ahora proporciona una comparación de alta calidad con todas las razas de perros domésticos para estudios futuros.

   "Como los Basenjis son una raza muy antigua, proporcionan la comparación perfecta con las razas más modernas para explorar cómo se desarrollaron las razas, el proceso de domesticación y ayudar en los estudios que buscan genes de enfermedades", dice.

"Este genoma también será fundamental en las comparaciones con lobos, dingos y perros de aldea como ejemplo de una antigua raza doméstica".

   Ella dice que el genoma de Basenji puede permitir a los científicos desentrañar más completamente la historia evolutiva de los primeros perros y cómo los humanos han dado forma a los primeros perros en los compañeros y razas que tenemos hoy.

   "Mucha gente no se da cuenta de que la mayoría de las razas de perros surgieron en los últimos 200 a 300 años. Por lo tanto, tener acceso a un genoma de referencia de alta calidad de una raza antigua como el Basenji brinda información sobre el desarrollo temprano de la raza y cómo los humanos han moldeado a los perros domésticos en los últimos miles de años", expone.

Contador