Publicado 09/03/2021 14:21CET

Grandes erupciones producen una respuesta hidroclimática persistente

Cráter del Monte Pinatubo
Cráter del Monte Pinatubo - NOAA

   MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La respuesta hidroclimática después de grandes erupciones tropicales en el último mileno fue a menudo significativa y, en ocasiones, persistió durante más de una década.

   Más notablemente, las erupciones que fueron seguidas por condiciones anormalmente secas se estimaron en África tropical, Asia Central y Medio Oriente, junto con condiciones húmedas en Oceanía y las regiones monzónicas de América del Sur.

   Un equipo de investigadores del paleoclima llegó a estas conclusiones utilizando un producto proxy que emplea archivos climáticos naturales para comprender mejor los impactos hidroclimáticos globales y estacionales de todas las erupciones tropicales conocidas durante el último milenio más grandes que el Monte Pinatubo en 1991, la erupción volcánica más grande de los últimos 100 años.

   Los investigadores, que publican resultados en PNAS, también compararon sus resultados con los de un modelo climático independiente y encontraron que el modelo simulaba impactos hidroclimáticos más pequeños y de corta duración.

   "No hemos tenido una gran erupción volcánica en 30 años, así que creo que tendemos a olvidar la magnitud de la alteración social que pueden causar", dijo Mathias Vuille, profesor del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Ambientales de la Universidad de Albany, y coautor del estudio.

   "Al observar la respuesta hidroclimática a nivel mundial, gran parte del trabajo anterior se ha basado en modelos climáticos existentes. Nuestro producto proxy agrega nuevos datos del mundo real para estimar las respuestas a escala global, lo que sugiere que estas erupciones pueden causar efectos mucho más grandes, con anomalías húmedas y secas más prolongadas de lo que inicialmente creíamos".

   El nuevo conjunto de datos utilizado en este estudio, llamado producto Paleo Hydrodynamics Data Assimilation (PHYDA), es una reconstrucción global disponible públicamente de las condiciones de temperatura e hidroclima durante los últimos 2.000 años, que se estiman combinando información de un modelo climático y una colección global de 2.591 registros de anillos de árboles, 197 registros de corales y escleroesponjas, 153 registros de isótopos de núcleos de hielo, 26 registros de sedimentos de cuevas, 10 registros de sedimentos de lagos y un registro de sedimentos marinos.

   Usando PHYDA, los investigadores pudieron comparar sus nuevas respuestas climáticas estimadas por proxy al vulcanismo con las derivadas exclusivamente de un modelo climático utilizando el Conjunto del Último Milenio del Modelo del Sistema Terrestre Comunitario (CESM-LME).

   "Los árboles y los otros archivos climáticos naturales incluidos en el PHYDA estaban allí para ver estas erupciones volcánicas. No es una construcción teórica", dijo Jason Smerdon, investigador de PIRE CREATE y profesor del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. "Esta fue la primera vez que pudimos utilizar este nuevo producto indirecto como una estimación de las respuestas climáticas volcánicas en el pasado, y la imagen que pinta ha dado sorpresas en términos de lo grandes y persistentes que pueden ser los impactos hidroclimáticos del vulcanismo".

   Los investigadores están de acuerdo en que comprender por qué existen discrepancias entre los impactos hidroclimáticos estimados a partir de un producto basado en proxy y un modelo climático independiente será fundamental para proyectar cómo las futuras erupciones volcánicas pueden afectar el clima global, especialmente con los impactos adicionales del cambio climático antropogénico.