Publicado 04/05/2021 17:09CET

Hierro en el manto, indicador de habitabilidad en planetas rocosos

Archivo - Exoplaneta
Archivo - Exoplaneta - UNIVERSIDAD DE SYDNEY - Archivo

   MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación está utilizando la geología de la formación de planetas tempranos para ayudar a identificar aquellos que pueden ser capaces de sustentar la vida.

   "El descubrimiento de cualquier planeta es bastante emocionante, pero casi todo el mundo quiere saber si hay planetas más pequeños similares a la Tierra con núcleos de hierro", dice el doctor Brendan Dyck, profesor asistente de geología en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Columbia Británica y autor principal del estudio.

   "Por lo general, esperamos encontrar estos planetas en los llamados 'ricitos de oro' o zona habitable, donde están a la distancia correcta de sus estrellas para soportar agua líquida en sus superficies".

   Dyck dice que si bien ubicar planetas en la zona habitable es una excelente manera de clasificar los miles de planetas candidatos, no es suficiente para decir si ese planeta es realmente habitable.

   "El hecho de que un planeta rocoso pueda tener agua líquida no significa que la tenga", explica. "Eche un vistazo a nuestro propio sistema solar. Marte también está dentro de la zona habitable y, aunque alguna vez contuvo agua líquida, hace tiempo que se secó".

   Hay, de acuerdo con Dyck, es donde la geología y la formación de estos planetas rocosos pueden jugar un papel clave para reducir la búsqueda. Su investigación se publicó recientemente en Astrophysical Journal Letters.

   "Nuestros hallazgos muestran que si conocemos la cantidad de hierro presente en el manto de un planeta, podemos predecir el grosor de su corteza y, a su vez, si puede haber agua líquida y una atmósfera", dice. "Es una forma más precisa de identificar posibles nuevos mundos similares a la Tierra que confiar únicamente en su posición en la zona habitable".

   Dyck explica que dentro de cualquier sistema planetario, los planetas rocosos más pequeños tienen una cosa en común: todos tienen la misma proporción de hierro que la estrella que orbitan. Lo que los diferencia, dice, es cuánto de ese hierro está contenido en el manto frente al núcleo.

   "A medida que se forma el planeta, aquellos con un núcleo más grande formarán costras más delgadas, mientras que aquellos con núcleos más pequeños forman costras ricas en hierro más gruesas como Marte".

   El grosor de la corteza planetaria determinará si el planeta puede soportar la tectónica de placas y cuánta agua y atmósfera pueden estar presentes, ingredientes clave para la vida tal como la conocemos.

   "Si bien la órbita de un planeta puede estar dentro de la zona habitable, su historia de formación temprana podría finalmente hacerla habitable", dice Dyck. "La buena noticia es que con una base en geología, podemos averiguar si un planeta soportará agua superficial antes de planificar futuras misiones espaciales".

   A finales de este año, en un proyecto conjunto con la NASA, la Agencia Espacial Canadiense y la Agencia Espacial Europea, se lanzará el Telescopio Espacial James Webb (JWST). Dyck describe esto como la oportunidad de oro para hacer un buen uso de sus hallazgos.

   "Uno de los objetivos del JWST es investigar las propiedades químicas de los sistemas planetarios extrasolares", dice. "Podrá medir la cantidad de hierro presente en estos mundos alienígenas y darnos una buena idea de cómo pueden verse sus superficies e incluso puede ofrecer una pista de si son el hogar de la vida".

   "Estamos a punto de hacer grandes avances para comprender mejor los innumerables planetas que nos rodean y descubrirlo lo única que puede ser o no la Tierra. Puede que aún pase algún tiempo antes de que sepamos si alguno de estos extraños mundos nuevos contiene nuevos vida o incluso nuevas civilizaciones, pero es un momento emocionante para ser parte de esa exploración".

Contador