Publicado 13/05/2021 17:43CET

Huellas fósiles de mamíferos a la orilla del mar de 58 millones de años

Una reconstrucción de los mamíferos del tamaño de un oso pardo (Coryphodon) que dejaron miles de huellas en una laguna de agua salobre de 58 millones de años en lo que hoy es el sur de Wyoming.
Una reconstrucción de los mamíferos del tamaño de un oso pardo (Coryphodon) que dejaron miles de huellas en una laguna de agua salobre de 58 millones de años en lo que hoy es el sur de Wyoming. - ANTON WROBLEWSKI

   MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   Varios conjuntos nuevos de huellas fosilizadas, probablemente del 'Coryphodon' del tamaño de un oso pardo, constituyen la evidencia más antigua conocida de mamíferos reunidos cerca de un océano.

   En la actualidad, las rocas de la Formación Hanna en el centro-sur de Wyoming, en Estados Unidos, están a cientos de kilómetros del océano más cercano. Pero hace unos 58 millones de años, Wyoming al borde del océano, con grandes mamíferos parecidos a los hipopótamos que recorrían las lagunas cercanas a la costa.

   En su estudio, publicado en 'Scientific Reports', el geólogo Anton Wroblewski, profesor adjunto del Departamento de Geología y Geofísica, y la científica de biodiversidad aplicada Bonnie Gulas-Wroblewski, del Instituto de Recursos Naturales de Texas A&M, informan del descubrimiento de varios conjuntos de huellas fosilizadas, probablemente del Coryphodon, que representan la primera evidencia conocida de mamíferos cerca de un océano.

   "Los fósiles de rastro, como las huellas, registran las interacciones entre los organismos y sus entornos, proporcionando información que los fósiles corporales por sí solos no pueden --afirma Wroblewski--. En este caso, los fósiles de huellas muestran que los mamíferos de gran cuerpo utilizaban regularmente los entornos marinos sólo ocho millones de años después de que se extinguieran los dinosaurios no aviarios".

   Las huellas que los doctores Wroblewski encontraron en la Formación Hanna de Wyoming incluyen sub-impresiones, impresiones en sedimento blando hechas cuando animales pesados caminan sobre capas de sedimento superpuestas, así como huellas presionadas en las superficies de antiguas marismas.

   Las huellas, que ahora se conservan en la arenisca, tienen una longitud de más de un kilómetro y fueron hechas por dos animales diferentes, uno con cuatro dedos y otro con cinco. Las huellas de cinco dedos corresponden al 'Coryphodon', un mamífero semiacuático similar al hipopótamo. El propietario de las huellas de cuatro dedos sigue siendo un misterio.

   "Los paleontólogos han estado trabajando en esta zona durante treinta años, pero han estado buscando huesos, fósiles de hojas y polen, por lo que no se dieron cuenta de las huellas o los rastros", dice Wroblewski en un comunicado.

   La primera vez que vio las huellas fue en septiembre de 2019. "Cuando las encontré, era el final de la tarde y el sol poniente las golpeaba en el ángulo justo para hacerlas visibles en las losas inclinadas de arenisca. Al principio, no podía creer lo que estaba viendo; había pasado por este afloramiento durante años sin notarlas --recuerda--. Una vez que vi las primeras, seguí la cresta de arenisca y me di cuenta de que formaban parte de una huella mucho más grande y extensa".

   Las plantas fosilizadas y el polen ayudaron a los investigadores a determinar que la edad de las huellas era de unos 58 millones de años, durante la época del Paleoceno. Antes de este hallazgo, las primeras pruebas conocidas de que los mamíferos interactuaban con entornos marinos procedían de la época del Eoceno, unos 9,4 millones de años después.

   Wroblewski afirma que las huellas de la Formación Hanna son las primeras huellas de mamíferos del Paleoceno encontradas en los Estados Unidos y sólo la cuarta en el mundo, con dos conjuntos de huellas encontradas previamente en Canadá y uno en Svalbard (Noruega).

   También es la mayor acumulación de huellas de mamíferos del Paleoceno en el mundo, tanto en extensión aérea como en número absoluto de huellas, dice. Con al menos dos especies que dejan las huellas, es también la más diversa taxonómicamente.

   Los grandes mamíferos actuales se congregan cerca de los entornos marinos por diversas razones, como la protección frente a los depredadores y los insectos que pican, la búsqueda de alimentos únicos y el acceso a fuentes de sal, que pueden haber sido limitadas en los bosques tropicales de Norteamérica durante el Paleoceno. Los investigadores afirman que los antiguos mamíferos podían tener razones similares para buscar un día de playa.

   La investigación demuestra, según Wroblewski, que las hipótesis sobre el comportamiento y la evolución basadas en datos isotópicos, moleculares y de fósiles corporales pueden comprobarse empíricamente mediante el uso de fósiles traza.

   "Ninguna otra línea de evidencia registra directamente comportamientos de organismos extintos conservados en sus hábitats preferidos --dice--. Todavía hay mucha información importante ahí fuera, en las rocas, esperando a que alguien la descubra cuando la iluminación sea la adecuada".