Publicado 05/03/2021 17:13CET

Los humanos evolucionaron para beber menos que sus parientes primates

Mono en un zoológico
Mono en un zoológico - PIXABAY

   MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un antiguo cambio en la capacidad del organismo para conservar agua pudo haber permitido a los primeros humanos aventurarse más lejos de los lagos y arroyos en busca de alimento.

   Esta es la conclusión de un estudio que, por primera vez, mide con precisión cuánta agua pierden y reemplazan los humanos cada día en comparación con nuestros primos primates. La investigación muestra que el cuerpo humano utiliza entre un 30% y un 50% menos de agua al día que los chimpancés, gorilas, bonobos y orangutanes.

   Nuestros cuerpos están perdiendo agua constantemente: cuando sudamos, vamos al baño, incluso cuando respiramos. Esa agua debe reponerse para mantener el volumen de sangre y otros fluidos corporales dentro de los rangos normales. Y, sin embargo, la investigación, publicada en la revista 'Current Biology' muestra que el cuerpo humano usa entre un 30% y un 50% menos de agua por día que los primates. En otras palabras, entre los primates, los humanos evolucionaron para convertirse en el modelo de bajo flujo, informa EurekaAlert.

   Un antiguo cambio en la capacidad de nuestro cuerpo para conservar agua puede haber permitido a nuestros ancestros cazadores-recolectores aventurarse más lejos de los arroyos y abrevaderos en busca de alimento, explica el autor principal Herman Pontzer, profesor asociado de antropología evolutiva en la Universidad de Duke, en Estados Unidos. "Incluso el simple hecho de poder pasar un poco más de tiempo sin agua habría sido una gran ventaja cuando los primeros humanos comenzaron a ganarse la vida en los paisajes secos de la sabana", precisa.

   El estudio comparó la renovación de agua de 309 personas con una variedad de estilos de vida, desde agricultores y cazadores-recolectores hasta trabajadores de oficina, con la de 72 simios que viven en zoológicos y santuarios.

   Para mantener el equilibrio de líquidos dentro de un rango saludable, el cuerpo de un ser humano o de cualquier otro animal es un poco como una bañera: "el agua que entra tiene que ser igual al agua que sale", explica Pontzer. Pierde agua sudando, por ejemplo, y las señales de sed del cuerpo entran en acción y nos dicen que bebamos. Beba más agua de la que su cuerpo necesita y los riñones eliminan el exceso de líquido.

   Para cada individuo del estudio, los investigadores calcularon la ingesta de agua a través de la comida y la bebida, por un lado, y el agua perdida a través del sudor, la orina y el tracto gastrointestinal, por otro lado. Cuando sumaron todas las entradas y salidas, encontraron que la persona promedio procesa unos tres litros, o 12 tazas, de agua por día. Un chimpancé o un gorila que vive en un zoológico sufre el doble.

   Pontzer recuerda que los investigadores se sorprendieron con los resultados porque, entre los primates, los humanos tienen una capacidad asombrosa para sudar. Por pulgada cuadrada de piel, "los humanos tienen 10 veces más glándulas sudoríparas que los chimpancés", señala Pontzer. Eso hace posible que una persona unos dos litros durante un entrenamiento de una hora. Agregue a eso el hecho de que los grandes simios (chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes) llevan vidas perezosas. "La mayoría de los simios pasan de 10 a 12 horas al día descansando o alimentándose, y luego duermen durante 10 horas. Realmente solo se mueven un par de horas al día", añade Pontzer.

   Pero los investigadores controlaron las diferencias en el clima, el tamaño corporal y factores como el nivel de actividad y las calorías quemadas por día. Así que llegaron a la conclusión de que el ahorro de agua para los seres humanos era real, y no solo en función de dónde vivían las personas o de su nivel de actividad física.

   Los hallazgos sugieren que algo cambió a lo largo de la evolución humana que redujo la cantidad de agua que nuestro cuerpo usa cada día para mantenerse saludable. Entonces, como ahora, probablemente solo podríamos sobrevivir unos pocos días sin beber, señala. "Probablemente no rompas esa correa ecológica, pero al menos obtienes una más larga si puedes pasar más tiempo sin agua", apostilla.

   El siguiente paso, dice Pontzer, es señalar cómo ocurrió este cambio fisiológico. Una hipótesis, sugerida por los datos, es que la respuesta de sed de nuestro cuerpo se reajustó para que, en general, anhelemos menos agua por caloría en comparación con nuestros parientes simios. Incluso cuando somos bebés, mucho antes de nuestro primer alimento sólido, la proporción de agua a calorías de la leche materna humana es un 25% menor que la de otros grandes simios.

   Otra posibilidad se encuentra frente a nuestra cara: la evidencia fósil sugiere que, hace aproximadamente 1,6 millones de años, con el inicio del Homo erectus, los humanos comenzaron a desarrollar una nariz más prominente. Nuestros primos los gorilas y los chimpancés tienen narices mucho más planas.

   Nuestros conductos nasales ayudan a conservar el agua al enfriar y condensar el vapor de agua del aire exhalado, convirtiéndolo nuevamente en líquido en el interior de nuestra nariz, donde puede ser reabsorbido.

   Tener una nariz que sobresale más puede haber ayudado a los primeros humanos a retener más humedad con cada respiración.

   "Todavía hay un misterio por resolver, pero claramente los humanos están ahorrando agua --reconoce Pontzer--. Averiguar exactamente cómo lo hacemos es el siguiente paso, y eso va a ser muy divertido".