Publicado 05/05/2021 10:59CET

Los humanos no siempre fueron agentes destructivos habitando islas

La llegada de humanos a islas a menudo tuvo un impacto mínimo en la pérdida de biodiversidad.
La llegada de humanos a islas a menudo tuvo un impacto mínimo en la pérdida de biodiversidad. - UNIVERSIDAD DE GRIFFITH

   MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

   La llegada de humanos antiguos a islas deshabitadas no siempre condujo a extinciones generalizadas, como a menudo se piensa.

   Publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Griffithexaminó los registros arqueológicos y paleontológicos de todas las islas habitadas por humanos durante los últimos 2,6 millones de años, y descubrió que no siempre fueron agentes destructivos y que su llegada a menudo tuvo un impacto mínimo en la pérdida de biodiversidad.

   "Tenemos esta imagen de que tan pronto como las personas llegan a un nuevo ecosistema, causan cantidades incalculables de daño", dijo el investigador principal, el profesor asociado Julien Louys, del Centro Australiano de Investigación para la Evolución Humana, "pero descubrimos que este era solo el caso para las llegadas humanas más recientes a las islas".

   Los arqueólogos y paleontólogos que trabajan en islas con registros prehistóricos se reunieron en 2017 para comparar registros de llegadas y extinciones humanas en islas que abarcan los últimos 2,6 millones de años, y encontraron muy poca superposición entre los dos eventos.

   "Basándonos en los casos clásicos de extinción de islas del pasado más reciente, esperábamos que la extinción masiva siguiera pronto a la colonización de islas. Pero, cuando examinamos los datos, hubo muy pocos casos en los que esto pudiera demostrarse", dijo el profesor asociado Louys en un comunicado.

   "Incluso en los casos en los que existía un vínculo estrecho entre la llegada de los seres humanos y la extinción de islas, estos no podían separarse de los registros de cambios ambientales provocados por eventos climáticos globales y cambios en el nivel del mar".

   El equipo también registró varios ejemplos de extinciones de ancestros humanos y casos en los que los humanos tuvieron que abandonar islas.

   "Las condiciones ecológicas únicas que impulsan la extinción de las islas definitivamente tampoco perdonaron a los humanos", dijo la profesora Sue O'Connor de la Universidad Nacional de Australia (ANU), investigadora principal del estudio.

   "Los ecosistemas insulares son algunos de los que están en mayor riesgo en el mundo de hoy y comprender los impactos pasados de las personas en estos entornos es fundamental para salvaguardar su futuro".

   El profesor asociado Louys dijo que nuestros resultados muestran que la colonización exitosa de islas no requiere necesariamente la destrucción total de los ecosistemas.

   "Es solo más recientemente, con tecnologías avanzadas, la translocación de especies exóticas y el aumento de la población humana, que comenzamos a ver efectos perjudiciales masivos de los humanos en los ecosistemas de las islas.

   "Al estudiar los casos en los que la gente vivió en islas durante miles de años sin desequilibrar estos frágiles ecosistemas, podríamos obtener información valiosa sobre cómo se pueden administrar mejor en la actualidad".