Publicado 19/11/2021 13:46CET

El Imperio Bizantino supo gobernar frente a la peste bubónica

Justiniano
Justiniano - PETAR MILOEVIC

   MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Imperio Bizantino demostró una sorprendente capacidad de respuesta a la inédita peste bubónica que lo asoló hace 1.500 años, y un estudio le pone en valor en la respuesta a las pandemias modernas.

   La conocida como peste de Justiniano es el primer brote conocido de peste bubónica en la historia de Eurasia occidental y golpeó al mundo mediterráneo en un momento crucial de su desarrollo histórico, cuando el emperador Justiniano intentaba restaurar el poder imperial romano.

   En un nuevo estudio, publicado en Past & Present, el historiador de Cambridge profesor Peter Sarris, pone en valor que las leyes, las monedas y los papiros proporcionan amplia evidencia de que aquella plaga tuvo un impacto significativo en la sociedad o el estado bizantino primitivo.

   Señala una importante reducción en la elaboración de leyes imperiales entre el año 546, momento en el que la plaga se había apoderado, y el final del reinado de Justiniano en 565. Pero también argumenta que la avalancha de legislación significativa que se hizo entre 542 y 545 revela una serie de medidas impulsadas por la crisis emitidas ante la despoblación inducida por la plaga y para limitar el daño infligido por la plaga a las instituciones terratenientes.

   En marzo de 542, en una ley que Justiniano describió como escrita en medio de la "presencia circundante de la muerte", que se había "extendido a todas las regiones", el emperador intentó apuntalar el sector bancario de la economía imperial.

   En otra ley de 544, el emperador intentó imponer controles de precios y salarios, mientras los trabajadores intentaban aprovechar la escasez de mano de obra. Aludiendo a la plaga, Justiniano declaró que el "castigo que ha sido enviado por la bondad de Dios" debería haber convertido a los trabajadores en "mejores personas", pero en cambio "se han vuelto a la avaricia".

   Esa peste bubónica exacerbó las dificultades fiscales y administrativas existentes del Imperio Romano de Oriente también se refleja en los cambios en la moneda en este período, argumenta Sarris. Se emitieron una serie de monedas de oro livianas, la primera reducción de este tipo en la moneda de oro desde su introducción en el siglo IV y el peso de las pesadas monedas de cobre de Constantinopla también se redujo significativamente al mismo tiempo que la legislación bancaria de emergencia del emperador.

   Sarris dice: "La importancia de una pandemia histórica nunca debe juzgarse principalmente sobre la base de si conduce al 'colapso' de las sociedades en cuestión. Del mismo modo, la resistencia del estado romano de Oriente frente a la plaga no significa que el desafío planteado por la plaga no fuera real".

   "Lo más sorprendente de la respuesta gubernamental a la plaga de Justiniano en el mundo bizantino o romano es lo racional y cuidadosamente dirigida que fue, a pesar de las desconcertantemente desconocidas circunstancias en las que se encontraban las autoridades.

   "Tenemos mucho que aprender de cómo nuestros antepasados respondieron a las enfermedades epidémicas y cómo las pandemias afectaron las estructuras sociales, la distribución de la riqueza y los modos de pensamiento".

Contador