Publicado 05/11/2021 10:43CET

Insólito hábito de peces que buscan a sus depredadores para frotarse

Jurel del Pacífico rozando un tiburón blanco en la Isla Guadalupe, México
Jurel del Pacífico rozando un tiburón blanco en la Isla Guadalupe, México - JESUS ERICK HIGUERA RIVAS

   MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un caso único en la naturaleza, donde las presas buscan activamente y se frotan contra un depredador, ha sido documentado entre peces y tiburones.

   Un equipo de investigación colaborativo dirigido por el Programa de Investigación y Conservación de Tiburones de la Universidad de Miami (UM) en la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas descubrió que este comportamiento --que se atribuye a la exfoliación-- es frecuente, generalizado y podría desempeñar un papel ecológico importante para los animales acuáticos que antes no se apreciaba.

   Aunque anteriormente se han observado casos de peces que se burlan de los tiburones, este estudio encuentra que este comportamiento entre especies es más generalizado de lo que se entendía anteriormente.

   El equipo de investigación examinó fotos submarinas, videos, imágenes de drones e informes de testigos para encontrar 47 casos de peces frotándose contra la piel de un tiburón. Los eventos de frotamiento, que fueron documentados en 13 lugares alrededor del mundo, variaron en duración de ocho segundos a más de cinco minutos. Registraron 12 peces de aleta frotándose contra ocho especies diferentes de tiburones, incluidos los grandes tiburones blancos. El equipo incluso documentó cómo los tiburones sedosos rozaban la cabeza de un tiburón ballena. El número de peces que se frotaban contra los tiburones osciló entre uno y más de 100 individuos a la vez.

   "Si bien se ha documentado bien el roce entre peces y objetos inanimados, como arena o sustrato rocoso, este fenómeno de roce con tiburones parece ser el único escenario en la naturaleza donde las presas buscan activamente y se frotan contra un depredador", dijo en un comunicado la estudiante de posgrado Lacey Williams, quien codirigió el estudio con su compañera de posgrado Alexandra Anstett.

   Utilizando estudios aéreos con drones en Plettenberg Bay, Sudáfrica, Williams y Anstett documentaron 25 apariciones de un pez leervis maniobraba para frotarse contra un gran tiburón blanco que pasaba.

   "Si bien no sabemos exactamente por qué está sucediendo, tenemos algunas teorías. La piel de tiburón está cubierta de pequeñas escamas en forma de dientes llamadas dentículos dérmicos, que proporcionan una superficie de papel de lija rugosa para el pez que se frota", dijo el investigador asociado de la UM Rosenstiel School, el profesor y coautor del estudio Neil Hammerschlag. "Sospechamos que el roce contra la piel de tiburón podría desempeñar un papel vital en la eliminación de parásitos u otros irritantes de la piel, mejorando así la salud y el estado físico de los peces".

   El artículo aceptado fue publicado en la revista Ecology.

Contador