Publicado 08/07/2021 17:41CET

Investigadores piden medidas inmediatas para establecer la responsabilidad de la deuda de carbono

Archivo - Ría de Avilés, contaminación
Archivo - Ría de Avilés, contaminación - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) y colegas internacionales piden que se tomen medidas inmediatas para establecer la responsabilidad de la deuda de carbono mediante la aplicación de obligaciones de eliminación de carbono, por ejemplo, durante la próxima revisión del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE, según publican en la revista 'Nature'.

   Durante las últimas décadas, los gobiernos se han comprometido colectivamente a frenar el calentamiento global a través de acuerdos como el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París. A pesar de la ratificación de estos acuerdos por un gran número de países, la concentración atmosférica de CO2 sigue aumentando, con el riesgo de agotar la cantidad de emisiones de CO2 restante para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C en los próximos diez años.

   Si este llamado 'presupuesto de carbono' se agota antes de que se logre la emisión neta cero a nivel mundial, se tendrá que eliminar una tonelada de CO2 de la atmósfera más adelante en el siglo por cada tonelada adicional de CO2 emitida después de este punto. En otras palabras, si se continúa con la trayectoria actual, se estará acumulando una deuda de carbono.

   Los autores del estudio señalan que los compromisos de emisiones netas cero asumidos por un número cada vez mayor de países ya suponen que una cantidad sustancial de la deuda de carbono deberá compensarse con emisiones netas negativas a largo plazo.

   Los escenarios globales idealizados del Informe Especial del IPCC sobre el calentamiento de 1,5 °C, por ejemplo, sugieren que la deuda de carbono podría equivaler a entre 2 y 18 años de emisiones anteriores al COVID. Esta cantidad está destinada a aumentar si no se consiguen reducir las emisiones de CO2 en un 50% para 2030, o si se producen retroalimentaciones significativas del sistema terrestre, como las emisiones adicionales derivadas del deshielo del permafrost.

   "Con su recientemente adoptada Ley del Clima, la Unión Europea no sólo decidió alcanzar las emisiones netas de gases de efecto invernadero para el año 2050, sino que también se propuso ser negativa a partir de entonces, lo que podría ayudar a reducir el rebasamiento del presupuesto global de carbono", explica el investigador del IIASA y autor principal del estudio.

   "Sin embargo, hasta ahora esto no es más que una declaración, ya que falta cualquier debate serio sobre los instrumentos para establecer la responsabilidad a largo plazo de la eliminación de dióxido de carbono a gran escala, tanto en el debate político como en el académico", añade.

   A pesar de las ambiciosas agendas existentes para lograr emisiones netas cero, en general falta una estrategia para pagar la potencialmente costosa deuda de carbono. Por consiguiente, advierten del riesgo de que las generaciones futuras acaben con una deuda masiva, lo que no sólo es cuestionable desde el punto de vista de la equidad, sino que también reduce significativamente las posibilidades de limitar el calentamiento a 1,5 ºC a largo plazo.

   Para garantizar la viabilidad de una futura economía de carbono neto negativo, los autores argumentan que los fondos para el pago de la deuda de carbono deben recaudarse a través de la fijación de precios del carbono mientras las emisiones se encuentren todavía en el ámbito neto positivo. La lógica económica dicta que el momento más tardío para empezar a hacerlo es cuando el presupuesto de carbono se agota, señalan.

   El uso de la tarificación del carbono para recaudar fondos para el pago de la deuda de carbono funciona tanto con impuestos sobre el carbono como con sistemas de comercio de emisiones. En el caso de los impuestos sobre el carbono, habría que destinar una parte de los ingresos fiscales a las futuras emisiones negativas netas, lo que en cierto modo es similar al pago de fondos fiduciarios para el desmantelamiento de centrales nucleares.

   Los impuestos sobre el carbono, sin embargo, conllevan el riesgo de que se recauden fondos insuficientes a corto plazo mediante precios fijados políticamente para cubrir costes de eliminación de CO2 muy inciertos en el futuro, o que los ahorros se destinen a otros fines.

   El estudio muestra que, en el caso de un régimen de comercio de derechos de emisión mundial idealizado, los topes de emisión tendrían que reflejar con exactitud el presupuesto de carbono casi agotado. En el caso de los regímenes de comercio existentes, como el de la UE, esto implicaría una corrección a la baja de los topes de emisión actualmente previstos.

   Sin embargo, la reducción resultante de los derechos de emisión, que exigiría que las emisiones de CO2 se redujeran a cero en esta década, podría compensarse. Las empresas que sigan emitiendo grandes cantidades de CO2 podrían aferrarse a la obligación de eliminar una cantidad equivalente de CO2 en el futuro. En consecuencia, la deuda de carbono se gestionaría a través de las obligaciones de eliminación de carbono, que establecen la responsabilidad legal del reembolso de la deuda de carbono.

   Los regímenes de comercio de derechos de emisión tienen que empezar a hacer frente al riesgo de impago de los deudores de carbono. Los autores sugieren que esto podría abordarse tratando la deuda de carbono como una deuda financiera, imponiéndole intereses.

   El pago de intereses puede considerarse como una tasa de alquiler por almacenar temporalmente el CO2 en la atmósfera. Sin embargo, dado que las obligaciones de eliminación de carbono son activos negociables, esto facilitaría la reducción del riesgo de los mercados de carbono a lo largo del tiempo.

   "Las obligaciones de eliminación de carbono cambian por completo la forma en que vemos las eliminaciones de CO2: de herramientas mágicas para permitir un período de 30 años del gran proyecto de restauración atmosférica, a una opción tecnológica que se desarrolla y se prueba hoy y se escala de forma flexible y más gradual a lo largo del siglo XXI y posiblemente más allá", señala el investigador del IIASA y coautor del estudio, Fabian Wagner.

   Según los autores, esta propuesta política resuelve algunas de las grandes incoherencias de la literatura sobre escenarios actuales y los previsibles fracasos de la política climática a largo plazo. En lugar de sobrecargar a las generaciones futuras, las obligaciones de eliminación de carbono implican una distribución mucho más equitativa de los flujos financieros y los costes a lo largo del tiempo.

   Además, en los escenarios de mitigación del clima, una mayor cartera de tecnologías de eliminación de CO2 suele ir acompañada de un aumento de la deuda de carbono y de una gran dependencia de la eliminación de CO2 a finales de siglo. Con las obligaciones de eliminación de carbono, la deuda de carbono se penaliza con el pago de intereses. En este caso, dicen los autores, la eliminación de CO2 ayuda a minimizar la deuda de carbono y los riesgos asociados si se despliega a gran escala a corto plazo para facilitar un camino más rápido hacia el cero neto.

   "La idea del comercio intertemporal de emisiones existe desde hace tiempo. Sin embargo, sólo ahora se ha descubierto su importancia crucial para abordar las emisiones negativas netas. Las obligaciones de eliminación de carbono son, en principio, totalmente compatibles con los regímenes de comercio de emisiones existentes", afirma Michael Obersteiner, investigador principal del IIASA y director del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford.

   "Sin embargo, para los reguladores y las instituciones financieras esto supone un territorio nuevo, y el funcionamiento sin fricciones sólo será posible tras algunos años de pruebas piloto. Con el rápido agotamiento del presupuesto de carbono, pedimos por tanto que se tomen medidas inmediatas para establecer la responsabilidad de la deuda de carbono mediante la aplicación de obligaciones de eliminación de carbono", concluye.

Contador