Publicado 07/08/2015 12:50CET

La lactancia materna ayuda a prevenir el cáncer de mama y de ovarios

   MADRID, 7 Ago. (Notimex/Notimérica) -

   La lactancia materna no sólo protege la salud y el desarrollo adecuado del bebé, también ayuda a reducir el riesgo de padecer una hemorragia obstétrica, cáncer de mama y de ovario, así como osteoporosis .

   Amamantar ayuda al cuerpo de la madre en el proceso de recuperación ya que reduce el sangrado, evita hemorragias postparto y anemia, además de contribuye en la contracción del útero, según explica el doctor Carlos Benítez Pineda, subdirector del Hospital General Dr. Salvador Zubirán Anchondo.

   El doctor agregó que la fabricación de leche quema hasta 500 calorías diarias, así que las madres que amamantan consiguen perder el peso del embarazo más rápido.

   Además, tiene un efecto calmante ya que cada vez que una madre amamanta consigue un incremento en la hormona de oxitocina, que tiene un efecto anti ansiedad.

   Por su parte, la doctora Leticia Ruiz González, coordinadora estatal de Salud Materna y Perinatal de la Secretaría de Salud, precisó que amamantar reduce el riesgo de padecer cáncer de mama ya que la glándula mamaria logra su madurez celular y por lo tanto la incidencia es menor.

   También funciona como método para prevenir el cáncer de ovario y se tiene un menor riesgo de padecer osteoporosis después de la menopausia con una reducción de fracturas de cadera en edad avanzada.

   Existen varias recomendaciones que ayudan a incrementar la producción de este líquido como es evitar el uso de ropa ajustada, proporcionar masaje a la glándula mamaria en forma de manecilla de reloj, beber de cuatro a cinco litros de agua durante el día.

REDUCCIÓN DE MUERTES PREMATURAS.

   El número de mujeres que amamantan a sus hijos es cada vez menor por causas como el ritmo de vida laboral así como la falta de producción de leche. Menos del 40% de los lactantes de menos de 6 meses reciben leche materna como alimentación exclusiva, según datos de 2014 de la Organización Mundial de la Salud.

   Los bebés que son amamantados tienen hasta seis veces más posibilidad de sobrevivir, según datos de UNICEF. La OMS asegura que la lactancia como forma de alimentación exclusiva durante los seis primeros meses de vida y como alimentación complementaria hasta los dos años, ayudaría a salvar la vida de, aproximadamente, 800.000 niños al año.

   Además, un estudio realizado en Ghana demostró que amamantar a los recién nacidos durante su primera hora de vida puede prevenir hasta el 22% de las muertes neonatales.