Publicado 24/05/2021 10:50CET

La liberación de plutonio en el ambiente es más compleja de lo pensado

Técnico nuclear durante las pruebas en el campo de Maralinga
Técnico nuclear durante las pruebas en el campo de Maralinga - WIKIPEDIA

   MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   Un análisis de la zona en Australia donde el Reino Unido realizó pruebas nucleares a partir de 1953 ha revelado que los procesos que liberan plutunio son más complejos y variados de lo que se pensaba.

   Más de 100 kilos de uranio (U) y plutonio (Pu) altamente tóxicos se dispersaron en forma de diminutas partículas radiactivas "calientes" después de que los británicos detonaron nueve bombas atómicas en áreas remotas del sur de Australia, incluida Maralinga.

   Los científicos dicen que estas partículas radiactivas persisten en los suelos hasta el día de hoy, más de 60 años después de las detonaciones. Anteriormente, teníamos un conocimiento limitado de cómo se liberaba Pu de estas partículas "calientes" en el medio ambiente para que lo absorbiera la vida silvestre alrededor de Maralinga.

   Pero ahora, un nuevo estudio publicado en Scientific Reports y dirigido por investigadores de la Universidad de Monash advierte que las partículas son en realidad más complejas y variadas de lo que se pensaba anteriormente. Esto significa que los procesos que liberan lentamente Pu al medio ambiente también son mucho más complejos y variados.

   "Los británicos detonaron nueve bombas nucleares y realizaron cientos de pruebas nucleares en el interior del sur de Australia entre 1953 y 1963", dijo la autora principal del estudio, Megan Cook, estudiante doctoral de la Escuela de Tierra, Atmósfera y Medio Ambiente de la Universidad de Monash. "La contaminación radiactiva resultante y el encubrimiento continúan acechándonos".

   "Los resultados de nuestro estudio cambian profundamente nuestra comprensión de la naturaleza de las partículas calientes en Maralinga, a pesar de que esas eran algunas de las partículas mejor estudiadas en cualquier parte del mundo", dijo la coautora del estudio, la profesora asociada Vanessa Wong.

   El equipo de investigación utilizó radiación de sincrotrón en Diamond Light Source, cerca de Oxford, Reino Unido, para descifrar la composición física y química de las partículas.

   En la Universidad de Monash, diseccionaron algunas de las partículas calientes utilizando un haz de iones de tamaño nanométrico y caracterizaron aún más la compleja composición de estas partículas hasta el tamaño nanométrico con detalles exquisitos.

   Los investigadores demostraron que la complejidad de las partículas calientes surgió del enfriamiento de los polimetálicos fundidos a miles de grados Celsius en la nube de explosión durante su formación.

   "Descubrimos que las partículas contenían compuestos de plutonio-uranio-carbono de baja valencia que son típicamente altamente reactivos, sin embargo, se habían estabilizado en la matriz de partículas calientes durante casi 60 años", dijo la autora correspondiente, la doctora Barbara Etschmann.

   Solo entre 1950 y 1988 se registraron más de 230 accidentes con armas nucleares, incluidos al menos 10 con liberación documentada de partículas radiactivas al medio ambiente. Los riesgos de tales incidentes solo están aumentando a medida que se cancelaron tratados internacionales como el Tratado sobre fuerzas nucleares de alcance intermedio.

   "Comprender el destino de las partículas calientes en el entorno único del interior de Australia es fundamental para proteger a Australia en caso de incidentes nucleares en la región y devolver toda la tierra nativa afectada por las pruebas británicas a los propietarios tradicionales anangu de las tierras de Maralinga Tjarutja", dijo el coautor del estudio, el profesor Joël Brugger.

Contador