Madera del Himalaya aparece enterrada bajo el fondo marino del Índico

Publicado 22/10/2019 10:51:47CET
Madera del Himalaya aparece enterrada bajo el fondo marino del Índico
Madera del Himalaya aparece enterrada bajo el fondo marino del Índico - CHRISTIAN FRANCE-LANORD/UNIVERSITÉ DE LORRAINE.

   MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Restos de árboles han sido encontrados en sedimentos bajo el mar lejos de la desembocadura de ríos, cuyo origen ha sido determinado a miles de kilómetros y fueron arrastrados por lluvias torrenciales.

   Una investigación publicada en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' muestra la primera evidencia de que los árboles pueden ser arrastrados por lluvias torrenciales a lo largo de grandes distancias.

   Un equipo de investigación internacional dirigido por Sarah Feakins, profesora asociada de ciencias de la Tierra en el Colegio de Letras, Artes y Ciencias de la Universidad del Sur de California (USC Dornsife), examinó muestras tomadas del fondo del Océano Índico a más de 1.600 kilómetros de la costa de Bangladesh, en el Golfo de Bengala.

   Una vez en el punto objetivo en el mar, el buque de investigación 'R/V Joides Resolution', operado por los Estados Unidos, que forma parte del Programa Internacional Ocean Discovery, desplegó un mecanismo de perforación a más de tres kilómetros de la superficie del océano y perforó más de 800 metros hacia abajo en los sedimentos.

   Luego llevaron las muestras de vuelta al laboratorio, donde el equipo de investigación revisó las muestras resultantes. Descubrieron astillas de madera en las capas arenosas que datan de hace 19 millones de años. Su análisis mostró que la madera en la mayoría de las capas provenía de fuentes de tierras bajas, pero una capa contenía madera de árboles en las montañas.

   "Encontramos piezas vírgenes de coníferas --destaca Feakins en un comunicado --. Estos árboles crecen 3 kilómetros sobre el nivel del mar, en el Himalaya".

   Los árboles probablemente fueron desarraigados durante la última edad de hielo por una liberación masiva de agua por la ruptura de una presa natural creada por un glaciar, deslizamiento de tierra o una característica similar de la tierra. En lo que debió ser una oleada de agua, los árboles recorrieron ríos a miles de kilómetros de Nepal a través de Bangladesh y en el Bengal Fan, la mayor acumulación de sedimentos submarinos del mundo.

   Los científicos, buscando a través de otras capas en la muestra central, también encontraron madera de las tierras bajas. Es probable que estas astillas de madera fueran llevadas al mar por lluvias torrenciales e inundaciones durante monzones o ciclones que ocurrieron muchas veces a lo largo de 19 millones de años.

   Además de revelar la asombrosa distancia a la que los ríos pueden llevar a los árboles hasta el mar debido a eventos naturales, el estudio encuentra que la madera de este árbol es una parte importante del ciclo del carbono.

   La mayor parte del carbono del planeta reside en la roca, pero el resto fluye de diversas formas entre la tierra, el aire y el océano, a medida que avanza a través de plantas, animales y microbios.

   En el aire, el carbono puede ser parte del dióxido de carbono, metano u otros gases de efecto invernadero, que pueden atrapar el calor en la atmósfera, causando el efecto invernadero.

   El carbono unido por las plantas, por otro lado, permanece secuestrado de la atmósfera hasta que el metabolismo, la descomposición o la combustión lo liberan, generalmente poco después de la muerte. Sin embargo, los eventos de transporte rápido por los ríos evitan la descomposición que normalmente sigue a la caída de los árboles y, en su lugar, arrastran madera fresca que termina enterrada en sedimentos en el fondo marino.

   Los hallazgos apuntan a una forma previamente no reconocida de que el carbono puede permanecer encerrado, eliminado efectivamente del ciclo del carbono, durante millones de años. La abundancia de madera sugiere que las estimaciones previas de carbono exportado por los modernos ríos Ganges-Brahmaputra eran bajas.

   Ahora, teniendo en cuenta la madera, la cantidad de carbono exportado y enterrado puede ser un 50% mayor de lo que se pensaba anteriormente. "Como hemos tratado de calcular la cantidad de carbono en todas las partes del ciclo del carbono, no teníamos constancia acerca de este bosque de árboles fragmentados enterrados en el fondo del océano --admite Feakins--. Y ahora tenemos que sumarlo a la ecuación".

   Feakins agrega que los hallazgos enfatizan la importancia de los ríos que fluyen libremente en el secuestro de carbono. "En los últimos 50 millones de años, las temperaturas globales promedio cayeron significativamente", señala Feakins, al igual que los niveles atmosféricos de CO2.

   Esto se debió a procesos naturales, como la erosión de las rocas (incluido el Himalaya) y el entierro de carbono vegetal en alta mar, que extraen carbono de la atmósfera. Este estudio señala la necesidad de inventariar millones de años de secuestro de carbono en estas escurridizas capas de sedimentos leñosos sin los cuales los gases de efecto invernadero habrían mantenido las temperaturas altas.

   Además, la tendencia de enfriamiento de 50 millones de años se ha revertido rápidamente en las últimas décadas debido a la actividad humana, que ha elevado los niveles de CO2 cerca de los de hace 3 millones de años.

   Feakins señala que, en paralelo a la reducción de emisiones, la comprensión de los servicios de secuestro de carbono que realizan los ecosistemas naturales y los ríos puede informar las decisiones sobre el manejo forestal, la eliminación de presas y otros problemas con respecto a su potencial para ayudar a gestionar el ciclo del carbono.