Publicado 09/05/2021 22:06CET

Más de 500 terremotos marcianos registrados en un año por InSight

Sismómetro de la misión InSight
Sismómetro de la misión InSight - NASA

   MADRID, 9 May. (OTR/PRESS) -

   El sismómetro de la misión InSight de la NASA ha recopilado su primer año marciano continuo de datos, revelando algunas sorpresas entre los más de 500 terremotos detectados hasta ahora en Marte.

   De acuerdo con el balance, presentado en la Reunión Anual de 2021 de la Sociedad Sismológica de América (SSA), los 'martemotos' son mucho más pequeños que los terremotos, con el evento más grande registrado a distancias telesísmicas alrededor de la magnitud 3,6. El sismómetro SEIS (Seismic Experiment for Interior Structure) es capaz de detectar estos pequeños eventos porque el ruido sísmico de fondo en Marte puede ser mucho más bajo que en la Tierra, sin el temblor constante producido por las olas del océano.

   "Durante gran parte de un año marciano, desde alrededor del atardecer hasta las primeras horas, la atmósfera marciana se vuelve muy tranquila, por lo que tampoco hay ruido local", explica en un comunicado el mimebro del equipo del sismómetro Savas Ceylan, de ETH Zürich. "Además, nuestros sensores están optimizados y protegidos para operar en condiciones marcianas severas, como temperaturas extremadamente bajas y las fluctuaciones extremas de temperatura diurna en el planeta rojo".

   Los terremotos marcianos también vienen en dos variedades distintas: eventos de baja frecuencia con ondas sísmicas que se propagan a varias profundidades en el manto del planeta y eventos de alta frecuencia con ondas que parecen propagarse a través de la corteza. "En términos de cómo la energía sísmica decae con el tiempo, los eventos de baja frecuencia parecen ser más como terremotos" en los que el temblor desaparece relativamente rápido, dijo Ceylan, "mientras que los eventos de alta frecuencia se asemejan a terremotos lunares" al persistir durante períodos más largos.

   La gran mayoría de los eventos son de alta frecuencia y ocurren a cientos de kilómetros de distancia del módulo de aterrizaje. "No nos queda muy claro cómo estos eventos podrían limitarse a energía de alta frecuencia mientras ocurren a distancias tan grandes", dijo. "Además de eso, la frecuencia de esos eventos parece variar durante el año marciano, que es un patrón que no conocemos en absoluto de la Tierra".

   Solo un puñado de movimientos sísmicos tienen llegadas de fase sísmica claras, el orden en que los diferentes tipos de ondas sísmicas llegan a una ubicación, lo que permite a los investigadores calcular la dirección y la distancia de donde provienen las ondas. Todos estos movimientos sísmicos se originan en un área hundida de la superficie llamada Cerberus Fossae, a unos 1.800 kilómetros de InSight.

   Cerberus Fossae es una de las estructuras geológicas más jóvenes de Marte y puede haberse formado a partir de fallas extensionales o hundimientos debido al emplazamiento de diques. Estudios recientes sugieren que el mecanismo de extensión puede ser la fuente de los terremotos de Cerberus Fossae, señaló Ceylan, "sin embargo, tenemos un largo camino por delante para poder explicar los principales mecanismos tectónicos detrás de estos terremotos".

   El mayor desafío para el equipo científico ha sido "adaptarse a señales inesperadas en los datos de un nuevo planeta", dijo Ceylan.

   Aunque hubo esfuerzos significativos para proteger a SEIS del ruido no sísmico cubriéndolo y colocándolo directamente sobre la superficie marciana, sus datos aún están contaminados por el clima y el ruido del módulo de aterrizaje.

   "Necesitábamos comprender el ruido en Marte desde cero, descubrir cómo se comportan nuestros sismómetros, cómo la atmósfera de Marte afecta las grabaciones sísmicas y encontrar métodos alternativos para interpretar los datos correctamente", dijo Ceylan.