Publicado 23/03/2021 16:48CET

Más evidencia de que hubo denisovanos del sur entre Asia y Australia

Réplica del cráneo de Homo erectus de Java
Réplica del cráneo de Homo erectus de Java - TRUSTEES OF NATURAL HISTORY MUSEUM.

   MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Un análisis genético completo no ha encontrado evidencia de mestizaje entre humanos modernos y humanos antiguos conocidos a partir de registros fósiles en el Asia sudoriental marítima.

   Investigadores dirigidos por la Universidad de Adelaida encontraron sin embargo más evidencia de ADN de nuestros misteriosos primos antiguos, los denisovanos, lo que podría significar que hay importantes descubrimientos por venir en la región.

   En el estudio publicado en Nature Ecology and Evolution, los investigadores examinaron los genomas de más de 400 humanos modernos para investigar los eventos de cruzamiento entre humanos antiguos y poblaciones humanas modernas que llegaron al Asia sudoriental marítima hace 50.000-60.000 años. Esta región está formada por Malasia, Indonesia, Filipinas, Brunei, Singapur y Timor.

   En particular, se enfocaron en detectar firmas que sugieran mestizaje de especies profundamente divergentes conocidas del registro fósil del área.

   La región contiene uno de los registros fósiles más ricos (de al menos 1,6 millones de años) que documenta la evolución humana en el mundo. Actualmente hay tres humanos antiguos distintos reconocidos por el registro fósil en el área: Homo erectus, Homo floresiensis (conocido como hobbits de la Isla de Flores) y Homo luzonensis.

   Se sabe que estas especies han sobrevivido hasta hace aproximadamente 50.000-60.000 años en los casos de Homo floresiensis y Homo luzonensis, y aproximadamente 108.000 años para Homo erectus, lo que significa que pueden haberse superpuesto con la llegada de las poblaciones humanas modernas.

   Los resultados del estudio no mostraron evidencia de mestizaje. Sin embargo, el equipo pudo confirmar resultados anteriores que mostraban altos niveles de ascendencia denisovana en la región.

   El autor principal, doctor João Teixeira, dijo en un comunicado: "A diferencia de nuestros otros primos, los neandertales, que tienen un extenso registro fósil en Europa, los denisovanos se conocen casi exclusivamente por el registro de ADN. La evidencia física de la existencia de Denisovanos ha sido un hueso de un dedo y algunos otros fragmentos encontrados en una cueva en Siberia y, más recientemente, un trozo de mandíbula encontrado en la meseta tibetana ".

   "Sabemos por nuestros propios registros genéticos que los denisovanos se mezclaron con los humanos modernos que salieron de África hace 50.000-60.000 años tanto en Asia como cuando los humanos modernos se trasladaron a través de la isla del sudeste asiático en su camino hacia Australia.

   "Los niveles de ADN denisovano en las poblaciones contemporáneas indican que se produjo un cruce significativo en el Asia sudoriental marítima. Entonces, el misterio permanece, ¿por qué no hemos encontrado sus fósiles junto con los otros humanos antiguos en la región? ¿Necesitamos volver a examinar el registro fósil existente para considerar otras posibilidades?" dice Teixeira.

   El coautor Chris Stringer del Museo de Historia Natural de Londres agregó: "Si bien los fósiles conocidos de Homo erectus, Homo floresiensis y Homo luzonensis pueden parecer estar en el lugar y el momento adecuados para representar a los misteriosos 'denisovanos del sur", sus antepasados estaban probablemente en la región hace al menos 700.000 años. Lo que significa que sus linajes son demasiado antiguos para representar a los denisovanos que, a partir de su ADN, estaban más estrechamente relacionados con los neandertales y los humanos modernos".

Contador