Publicado 04/05/2020 11:53:17 +02:00CET

Menos nieve en el Tibet favorece algas destructivas en el Mar Arábigo

Menos nieve en el Tibet favorece algas destructivas en el Mar Arábigo
Menos nieve en el Tibet favorece algas destructivas en el Mar Arábigo - Norman Kuring/NASA

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

La pérdida continua de nieve sobre la región de la meseta Himalaya-Tibetana está impulsando la expansión de una destructiva floración de algas a miles de kilómetros, en el Mar Arábigo.

Un organismo excepcionalmente resistente, casi desconocido en el Mar Arábigo hace 20 años, ha estado proliferando y extendiéndose a un ritmo alarmante, formando remolinos y filamentos verdes espesos y malolientes que son visibles incluso desde el espacio. Este organismo inusual es Noctiluca scintillans, un organismo planctónico de tamaño milimétrico con una capacidad extraordinaria para sobrevivir, prosperar y expulsar las diatomeas, el plancton fotosintético que tradicionalmente ha apoyado la red alimentaria del Mar Arábigo.

Noctiluca no es un alimento preferido para organismos más grandes, por lo que estas grandes floraciones, que se repiten anualmente y duran varios meses, están interrumpiendo la base de la cadena alimentaria marina de la región, amenazando las pesquerías que sostienen a 150 millones de personas y posiblemente exacerbando el aumento de la piratería criminal en la región.

Una nueva investigación publicada en Scientific Reports describe cómo la pérdida continua de nieve sobre la región de la meseta Himalaya-Tibetana está impulsando la expansión de esta destructiva floración de algas. Dirigido por Joaquim I. Goes del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, el estudio utiliza datos de campo, experimentos de laboratorio y décadas de imágenes satelitales de la NASA para vincular el surgimiento de Noctiluca en el Mar Arábigo con glaciares derretidos y un monzón de invierno debilitado.

Normalmente, los vientos fríos de los monzones de invierno que soplan desde el Himalaya enfrían la superficie de los océanos. Estas aguas más frías se hunden y son reemplazadas por aguas ricas en nutrientes desde abajo. Esta mezcla convectiva no es diferente a poner un cubito de hielo en una taza de café caliente. Durante este tiempo, el fitoplancton, los principales productores de la cadena alimentaria, prosperan en las capas superiores iluminadas por el sol y ricas en nutrientes, y los países circundantes ven una abundancia de peces que se alimentan directa o indirectamente del fitoplancton. Pero con la reducción de los glaciares y la capa de nieve en el Himalaya, los vientos monzónicos que soplan en alta mar desde la tierra son más cálidos y húmedos, lo que resulta en una disminución de la mezcla convectiva y una menor fertilización de las capas superiores.

En este escenario, el fitoplancton como las diatomeas están en desventaja, pero no Noctiluca. A diferencia de las diatomeas, Noctiluca (también conocida como chispa del mar) no depende solo de la luz solar y los nutrientes; También puede sobrevivir comiendo otros microorganismos. Noctiluca alberga miles de endosimbiontes fotosintéticos dentro de su célula bulbosa, transparente y de efecto invernadero. Los endosimbiontes verdes le proporcionan energía de la fotosíntesis, mientras que sus flagelos en forma de cola le permiten tomar cualquier plancton microscópico del agua circundante como fuente adicional de alimento.

Este modo dual de adquisición de energía le da una gran ventaja para florecer e interrumpir la clásica cadena alimentaria del Mar Arábigo. La segunda ventaja de Noctiluca es que sus endosimbiontes acumulan mucho amoníaco en la célula, lo que hace que el organismo sea desagradable para los herbívoros más grandes. Como tercera ventaja, el amoníaco acumulado también es un depósito de nutrientes nitrogenados para los endosimbiontes, lo que los hace menos vulnerables a la disminución de los aportes de nutrientes de una mezcla convectiva debilitada.

Las floraciones de Noctiluca aparecieron por primera vez a fines de la década de 1990. El gran tamaño de sus flores, que ocurren anualmente, amenazan la cadena alimentaria ya vulnerable del Mar Arábigo porque sus simbiontes no solo compiten con el fitoplancton por los nutrientes que se reponen anualmente, sino que también se alimentan del fitoplancton. Sin embargo, solo las medusas y las salpas parecen encontrar Noctiluca agradable al paladar. En Omán, las plantas de desalinización, las refinerías de petróleo y las plantas de gas natural se ven obligadas a reducir las operaciones debido a que son atrapadas por las flores de Noctiluca y las medusas que pululan para alimentarse. La presión resultante sobre el suministro de alimentos marinos y la seguridad económica también pueden haber impulsado el aumento de la piratería en países como Yemen y Somalia.

"Este es probablemente uno de los cambios más dramáticos que hemos visto que está relacionado con el cambio climático", dijo Goes quien, junto con la investigadora de Lamont Helga do Rosario Gomes, ha estado estudiando el rápido crecimiento de este organismo durante más de 18 años. "Estamos viendo Noctiluca en el sudeste asiático, frente a las costas de Tailandia y Vietnam, y hasta el sur de las Seychelles, y en todas partes donde florece se está convirtiendo en un problema. También perjudica la calidad del agua y causa mucha mortalidad de peces".

El estudio proporciona nuevas pruebas convincentes de los impactos en cascada del calentamiento global en los monzones indios, con implicaciones socioeconómicas para grandes poblaciones del subcontinente indio y el Medio Oriente. "La mayoría de los estudios relacionados con el cambio climático y la biología oceánica se centran en las aguas polares y templadas, y los cambios en los trópicos pasan desapercibidos", dijo Goes en un comunicado.

El estudio destaca cómo los océanos tropicales se ven afectados de manera desproporcionada, perdiendo su biodiversidad y cambiando más rápido que las predicciones del modelo convencional. Esto puede presagiar consecuencias nefastas a largo plazo para los países de la región ya afectados por los problemas socioeconómicos de la guerra, la pobreza y la pérdida de medios de vida, dijo Goes.

Contador