Publicado 28/08/2020 10:40:04 +02:00CET

Meteoritos sugieren que la Tierra pudo ser húmeda desde que se formó

Meteoritos sugieren que la Tierra pudo ser húmeda desde que se formó
Meteoritos sugieren que la Tierra pudo ser húmeda desde que se formó - L. PIANI, MUSEUM OF NATURAL HISTORY IN PARIS

   MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El material de los meteoritos, que se presume desprovisto de agua porque se formó en el seco Sistema Solar interior, parece haber contenido suficiente hidrógeno para haber entregado a la Tierra al menos tres veces la masa de agua en sus océanos.

   Esa lo que revela un nuevo estudio que publica la revista 'Science'.

   Si bien se ha propuesto la idea de que los meteoritos de condrita enstatita (EC) contenían suficiente hidrógeno para proporcionar agua a la proto-Tierra en crecimiento, los esfuerzos para probar rigurosamente este escenario se han visto obstaculizados por las dificultades para medir las concentraciones de hidrógeno en las EC, un obstáculo que superó este estudio.

   Según los modelos de formación del Sistema Solar, la Tierra debería estar seca. Sin embargo, los vastos océanos, la atmósfera húmeda y la geología bien hidratada de nuestro planeta azul desafían tales predicciones, lo que lo hace único entre los otros planetas rocosos del Sistema Solar interior.

   Así, mientras se debate, el origen del agua de la Tierra sigue siendo desconocido. Se sabe que los meteoritos de condita de estatatita --rocas espaciales forjadas en la nebulosa que formó el Sistema Solar-- son representativos de las rocas con las que se construyó la Tierra.

   Sin embargo, debido a que los EC se formaron cerca del sol, donde las condiciones eran demasiado cálidas para que el hielo de agua sobreviviera, se ha asumido que los EC son demasiado secos para explicar las ricas reservas de agua de la Tierra.

   Por lo tanto, se piensa generalmente que el agua de la Tierra es una adición tardía después de la formación del planeta, suministrada por materiales más hidratados, como los meteoritos de carbonita, que se originaron en el sistema solar exterior, donde el agua era más abundante.

   Para limitar las incertidumbres que rodean el origen del agua de la Tierra, Laurette Piani y sus colegas del Centro de Investigación Petrográfica y Geoquímica, en Francia, midieron el contenido de hidrógeno y la relación deuterio/hidrógeno (D/H) en trece meteoritos de la CE, y descubrieron que los CE albergan mucho más hidrógeno del que se suponía anteriormente.

   Después de posteriores análisis que incluyeron el modelado de la formación de la Tierra que implicó la mezcla de materiales similares a la condrita, los autores estiman que los materiales similares a los CE que se fusionaron durante la formación temprana del planeta podrían haber suministrado suficiente hidrógeno a la proto-Tierra en crecimiento para proporcionar al menos tres veces la cantidad de agua en los océanos actuales de la Tierra, informa la Universidad de Washington en San Luis en un comunicado.

   La relación D/H y las composiciones de isótopos de nitrógeno de las EC analizadas se alinean estrechamente con las del manto de la Tierra, apoyando las afirmaciones del equipo de que los orígenes del agua de la Tierra se encuentran dentro de las rocas a partir de las cuales se construyó el planeta.

Contador