Un microorganismo amante de los meteoritos

Publicado 03/12/2019 17:45:13CET
Un microorganismo amante de los meteoritos
Un microorganismo amante de los meteoritos - TETYANA MILOJEVIC

   MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Astrobiólogos han estudiado el comportamiento de una arquea metalófila extrema, Metallosphaera sedula, que prospera en material extraterrestre del meteorito NWA 1172, hallado en 2000 en Argelia.

   Las células de M. sedula colonizan rápidamente el material meteorítico, mucho más rápido que los minerales de origen terrestre, según un equipo internacional en torno a la astrobióloga Tetyana Milojevic, de la Universidad de Viena.

   La evaluación de la biogenicidad basada en materiales extraterrestres proporciona una valiosa fuente de información para explorar la supuesta química bioinorgánica extraterrestre que podría haber ocurrido en el Sistema Solar

   "La adecuación de los meteoritos parece ser más beneficiosa para este antiguo microorganismo que una dieta de fuentes minerales terrestres. NWA 1172 es un material multimetálico, que puede proporcionar muchos más metales traza para facilitar la actividad metabólica y el crecimiento microbiano. Además, la porosidad de NWA 1172 también podría reflejar la tasa de crecimiento superior de M. sedula", dice Tetyana Milojevic, cuyo trabajo se publica en Scientific Reports.

   Los científicos rastrearon el tráfico de componentes inorgánicos de meteoritos en una célula microbiana e investigaron el comportamiento redox (reacción química con un intercambio de electrones entre dos sustancias o especies químicas) de hierro.

   Analizaron la interfaz meteorito-microbiana a una resolución espacial a escala nanométrica. Combinando varias técnicas de espectroscopía analítica con microscopía electrónica de transmisión, los investigadores revelaron un conjunto de huellas biogeoquímicas dejadas sobre el crecimiento de M. sedula en el meteorito NWA 1172.

   "Nuestras investigaciones validan la capacidad de M. sedula para realizar la biotransformación de minerales de meteoritos, desentrañar las huellas dactilares microbianas que quedan en el material del meteorito y proporcionar el siguiente paso hacia una comprensión de la biogeoquímica de meteoritos", concluye Milojevic en un comunicado.

Contador