Publicado 27/07/2021 16:33CET

Un mineral moldeó el cerebro de un cangrejo de 310 millones de años

(A) Espécimen fósil del cangrejo herradura Euproops danae, conservado con el cerebro intacto. (B) Primer plano del cerebro, como lo indica el recuadro de la imagen (A). (C) Reconstrucción de Euproops danae, incluida la po
(A) Espécimen fósil del cangrejo herradura Euproops danae, conservado con el cerebro intacto. (B) Primer plano del cerebro, como lo indica el recuadro de la imagen (A). (C) Reconstrucción de Euproops danae, incluida la po - RUSSELL BICKNELL

   MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Paleontólogos han descrito un cangrejo herradura de 310 millones de años con un cerebro extraordinariamente intacto y cómo se conservó con un detalle tan notable.

   A diferencia de los huesos y los cparazones, que pueden durar millones de años, los tejidos blandos rara vez se conservan como fósiles. De hecho, el registro fósil de los tejidos blandos de los animales, como el cerebro y otros órganos internos, es tan limitado que existen importantes lagunas en nuestra comprensión de los procesos de evolución y fosilización de estas importantes características anatómicas.

   El nuevo estudio, publicado en la revista Geology, ha cerrado algunas de estas lagunas de conocimiento.

   "La mayor parte de nuestro conocimiento limitado sobre los cerebros de artrópodos prehistóricos se deriva de inclusiones de ámbar o depósitos fósiles de tipo esquisto de Burgess (un yacimiento de fósiles en Columbia Británica", declaró el autor principal doctor Russell Bicknell, de la Universidad de Nueva Inglaterra.

   Según explica, el ámbar, o resina de árbol fosilizada, a menudo contiene una variedad de organismos atrapados como insectos, preservando los detalles más intrincados. Usando tecnología de imagen sofisticada, los científicos pueden estudiar estas criaturas sepultadas, incluyendo sus diminutos cerebros.

   "Sin embargo, estamos algo limitados cuando estudiamos estos fósiles en particular, ya que los artrópodos más antiguos en ámbar solo se remontan al período Triásico, hace unos 230 millones de años", matízó.

   Los depósitos de tipo esquisto Burgess del Período Cámbrico, por lo general alrededor de 500 a 520 millones de años de edad, son mucho más antiguos que el ámbar y también conservan estructuras cerebrales espectaculares como películas de carbono en lutitas.

   "Estos fósiles son muy importantes ya que representan algunos de los animales más antiguos de la Tierra y pueden informarnos sobre sus orígenes y la historia evolutiva más temprana", dijo Bicknell.

   El nuevo fósil del equipo demuestra efectivamente que los cerebros de los artrópodos se pueden conservar de una manera completamente diferente.

   Su espécimen del cangrejo herradura, Euproops danae, proviene del mundialmente famoso depósito Mazon Creek de Illinois en los Estados Unidos. Los fósiles de este depósito se conservan dentro de concreciones hechas de un mineral de carbonato de hierro llamado siderita.

   "Hemos demostrado, por primera vez, que los animales de Mazon Creek no sólo fueron moldeados por la rápida formación de siderita que sepultó todo su cuerpo, sino también que la siderita cubrió rápidamente sus tejidos blandos internos antes de que pudieran descomponerse", dijo el co-autor, el profesor John Paterson.

   "En nuestro fósil, el cerebro de Euproops está replicado por un mineral de arcilla de color blanco llamado caolinita. Este molde mineral se habría formado más tarde dentro del vacío dejado por el cerebro, mucho después de que se hubiera descompuesto. Sin este llamativo mineral blanco, nunca podríamos haber visto el cerebro ".

   El estudio también revela que la anatomía del cerebro de los cangrejos herradura se ha mantenido esencialmente sin cambios durante la mayor parte de su historia evolutiva.

   "El sistema nervioso central del fósil es muy similar al de los cangrejos herradura vivos y coincide en su disposición de los nervios a los ojos y apéndices. También muestra la misma abertura central por la que pasa el esófago. Esto es bastante notable, dado el diversificación morfológica y ecológica sustancial que ha tenido lugar en el grupo durante los 310 millones de años intermedios ", dijo el profesor Paterson.