Publicado 19/05/2021 13:30CET

La misma ecuación rige la evolución del extremismo islámico y en EEUU

El apoyo inicial en línea para los Boogaloos, uno de los grupos implicados en el ataque de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos, siguió el mismo patrón matemático que ISIS.
El apoyo inicial en línea para los Boogaloos, uno de los grupos implicados en el ataque de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos, siguió el mismo patrón matemático que ISIS. - NEIL JOHNSON/GW

   MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

   El apoyo inicial en línea a los Boogaloos, uno de los grupos implicados en el ataque de enero de 2021 al Capitolio de los Estados Unidos, siguió el mismo patrón matemático que a Daesh.

   A pesar de las marcadas diferencias ideológicas, geográficas y culturales entre sus formas de extremismo, esa es la conclusión de un nuevo estudio publicado por investigadores de la Universidad George Washington.

   "Este estudio ayuda a proporcionar una mejor comprensión del surgimiento de movimientos extremistas en Estados Unidos y en todo el mundo", dijo Neil Johnson, profesor de física. "Al identificar patrones comunes ocultos en lo que parecen ser movimientos completamente no relacionados, con una descripción matemática rigurosa de cómo se desarrollan, nuestros hallazgos podrían ayudar a las plataformas de redes sociales a interrumpir el crecimiento de tales grupos extremistas", explica Johnson, quien también es investigador en el Institute for Data, Democracy & Politics de esta universidad.

   El estudio, publicado en la revista Scientific Reports, compara el crecimiento de los Boogaloos, un grupo extremista con sede en Estados Unidos, con el apoyo en línea para Daesh, la organización terrorista militante con sede en Oriente Medio. Los Boogaloos son un movimiento poco organizado a favor de los derechos de las armas que se prepara para la guerra civil en los EE.UU. Por el contrario, Daesh se adhiere a una ideología específica, una forma radicalizada de Islam, y es responsable de ataques terroristas en todo el mundo.

   Johnson y su equipo recopilaron datos mediante la observación de comunidades públicas en línea en plataformas de redes sociales tanto para los Boogaloos como para Daesh. Descubrieron que la evolución de ambos movimientos sigue una única ecuación matemática de onda de choque.

   Los hallazgos sugieren la necesidad de políticas específicas destinadas a limitar el crecimiento de tales movimientos extremistas. Los investigadores señalan que el extremismo en línea puede conducir a la violencia en el mundo real, como el ataque al Capitolio de EE.UU., un ataque que incluyó a miembros del movimiento Boogaloo y otros grupos extremistas de EE.UU.

   Las plataformas de redes sociales han estado luchando por controlar el crecimiento del extremismo en línea, según Johnson. A menudo utilizan una combinación de moderación de contenido y promoción activa de los usuarios que brindan mensajes en contra. Los investigadores señalan las limitaciones de ambos enfoques y sugieren que se necesitan nuevas estrategias para combatir esta creciente amenaza.

   "Un aspecto clave que identificamos es cómo estos grupos extremistas se ensamblan y combinan en comunidades, una cualidad que llamamos su 'química colectiva'", dijo Yonatan Lupu, profesor asociado de ciencias políticas y coautor del artículo. "A pesar de las diferencias sociológicas e ideológicas en estos grupos, comparten una química colectiva similar en términos de cómo crecen las comunidades. Este conocimiento es clave para identificar cómo frenarlos o incluso evitar que se formen en primer lugar".