Publicado 17/12/2020 11:10CET

Un modelo refina cómo los icebergs se deshacen en el océano austral

Un iceberg tabular en el Océano Austral
Un iceberg tabular en el Océano Austral - UC SAN DIEGO

   MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Algunos icebergs que se desprenden de la Antártida son masivos, del tamaño de Nueva York, pero hasta ahora estas ciudades flotantes de agua dulce se ignoraban en gran medida en los modelos climáticos.

   Un nuevo estudio realizado por científicos de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington (UNCW) ha proporcionado el primer modelo de su tipo sobre cómo estos icebergs se desintegran mientras se desplazan por el océano austral.

   Los hallazgos, publicados en 'Science Advances', brindan a la comunidad científica del clima el trabajo preliminar para incluir los icebergs antárticos en los modelos climáticos globales.

   Los icebergs son de particular interés en la ciencia del clima porque el agua dulce que arrojan al océano afecta las corrientes. La densidad del agua es uno de los principales impulsores de las corrientes oceánicas, y esta densidad se ve afectada por la temperatura y la cantidad de sal en el agua. A medida que se derriten, el agua dulce fría que arrojan al océano afecta estas dos variables, que impactan en las corrientes oceánicas que son cruciales para regular el clima global.

   Los icebergs varían en forma y tamaño, y los modelos climáticos anteriores esencialmente ignoraron estos enormes icebergs que se desprenden de la Antártida, que son en su mayoría planos en la parte superior y, a veces, alcanzan los 1.000 kilómetros cuadrados y 100 pisos de altura en total.

   "Sabemos que los grandes icebergs transportan aproximadamente la mitad del agua dulce de las capas de hielo de la Antártida al Océano Austral, y su importancia en el sistema climático probablemente aumentará durante el próximo siglo --explica en un comunicado Mark England, investigador del Scripps Oceanography y la UNCW y autor principal del estudio--. Creemos que este es un paso importante hacia la inclusión de estos icebergs gigantes en los modelos climáticos globales y poder incorporar sus efectos en las proyecciones del cambio climático".

   Los científicos están viendo que más y más icebergs se desprenden de las plataformas de hielo a medida que aumentan las temperaturas globales, incluidos los icebergs tabulares. Sabiendo que sobreviven mucho más tiempo y que se comportan de manera diferente a los icebergs mucho más pequeños, England quería incorporar con precisión los icebergs tabulares en los modelos climáticos globales.

   "En el Atlántico Norte, los icebergs han sido monitoreados sistemáticamente desde que el Titanic se hundió hace más de un siglo, y se han desarrollado modelos para hacer pronósticos operativos de su deriva y deterioro con el tiempo --explica el profesor de Oceanografía de Scripps Ian Eisenman--. Pero esos modelos realmente no se habían desarrollado para los grandes icebergs tabulares que se desprenden de la Antártida y se desplazan a la deriva en el Océano Austral, lo que podría ser importante para el cambio climático futuro".

   Para comprender cómo los icebergs tabulares podrían afectar el sistema climático global, los investigadores necesitaban desarrollar un modelo para capturar mejor cómo se comportan estos icebergs más grandes y duraderos a lo largo del tiempo.

   El equipo utilizó un modelo anterior desarrollado por el laboratorio de Eisenman que incluye variables como vientos, corrientes y temperatura de la superficie del mar para predecir dónde se desplazarán los icebergs con el tiempo. Con esta información, el equipo creó un nuevo modelo para predecir la frecuencia con la que se romperían los grandes icebergs tabulares y validaron sus hallazgos con datos de observaciones satelitales de icebergs.

   Siguiendo un iceberg tabular que inicialmente nace de una plataforma de hielo como un iceberg "padre", descubrieron que los icebergs originarios no se derriten mucho, sino que en lugar de ello 'dan a luz' sus propios icebergs "hijos" más pequeños. El iceberg principal actúa esencialmente como una cinta transportadora, entregando trozos más pequeños de hielo lejos del continente antártico que se desprenden y luego se derriten, inyectando agua dulce fría en el Océano Austral.

   Los investigadores enfatizan que estos icebergs más grandes, especialmente dada la posibilidad de un número drásticamente mayor de ellos en el futuro, deben tenerse en cuenta al desarrollar modelos climáticos para evitar resultados inexactos.

   "Nuestros resultados muestran que los icebergs gigantes esparcen el agua dulce de la Antártida mucho más lejos de la costa de lo que suponían los estudios anteriores --Till Wagner, profesor en la UNCW--. Esto puede tener importantes consecuencias para la dinámica del Océano Austral".