Publicado 30/03/2021 12:16CET

Momias de loros en Atacama apuntan a un antiguo comercio en la región

Guacamayo escarlata momificado recuperado de Pica 8 en el norte de Chile.
Guacamayo escarlata momificado recuperado de Pica 8 en el norte de Chile. - CALOGERO SANTORO/JOSÉ CAPRILES

   MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Momias de loros encontradas en el desierto de Atacama (Chile)revelan que entre 1100 y 1450 d.C., el comercio de otras áreas trajo loros y guacamayos a las comunidades de oasis de esta región.

   "Las plumas son valoradas en las Américas y las vemos en entierros de alto estatus", dijo José M. Capriles, profesor asistente de antropología en la Universdidad de Penn Statem, autor principal de la investigación sobre este hallazgo. "No sabemos cómo llegaron las plumas, las rutas que tomaron o la red".

   Los loros y guacamayos no son nativos de Atacama, que se encuentra en el norte de Chile y es el desierto más seco del mundo, pero los arqueólogos han encontrado plumas en contexto de entierro y conservadas en cajas de cuero u otro material protector, y también han encontrado aves momificadas. loros y guacamayos en sitios arqueológicos.

"El hecho de que las aves vivas se abrieron paso a través de los Andes de más de 10.000 pies de altura es asombroso", dijo Capriles. "Tuvieron que ser transportados a través de enormes estepas, clima frío y terrenos difíciles hasta Atacama. Y tuvieron que mantenerse con vida".

   Capriles, arqueólogo, creció rodeado de loros y guacamayos porque su padre era administrador de vida silvestre y su madre, Eliana Flores Bedregal, fue ornitóloga boliviana en el Museo Nacional de Historia Natural en La Paz hasta su muerte en 2017.

   Mientras era becario postdoctoral en Chile, Capriles investigó el comercio y transporte de bienes como coca, concha, metales, plumas y animales en Bolivia, Perú y Chile.

   "Calogero Santoro, profesor de antropología de la Universidad de Tarapacá, le mencionó las aves a mi madre cuando vino a visitarnos y sugirió que las estudiáramos", dijo Capriles en un comunicado. "Nuestra idea era decir algo sobre estos loros, de dónde venían y qué especies estaban representadas. Mi madre es coautora de este artículo".

   La mayoría de los restos de loros y guacamayos, momificados o no, residen en museos. El equipo visitó colecciones en el norte de Chile durante casi tres años para observar una amplia gama de lo que se había encontrado.

   "Una vez que comenzamos a trabajar en esto, encontramos mucho material sobre guacamayos y loros", dijo Capriles. "Colón llevó loros a Europa y la importancia histórica de las plumas de guacamayo para las sociedades precolombinas fue omnipresente".

   La mayoría de los restos de aves que los investigadores encontraron datan de entre 1000 y 1460 d.C., comenzando al final del imperio Tiwanaku y justo antes de que los incas atravesaran el área. Según Capriles, fue una época de guerra, pero también una gran época para el comercio, con frecuentes caravanas de llamas en movimiento.

   Los investigadores estudiaron 27 restos completos o parciales de guacamayos escarlata y loros amazónicos de cinco sitios de oasis en Atacama. Informan sus resultados ahora en Proceedings of the National Academy of Sciences.

   Utilizando análisis zooarqueológico, reconstrucción dietética isotópica, datación por radiocarbono y pruebas de ADN antiguo, la investigación catalogó guacamayos escarlata y al menos otras cinco especies de loros que fueron transportados desde más de 300 millas de distancia en el este del Amazonas. El equipo trazó un mapa de los distintos rangos de hábitat natural de guacamayos escarlata, guacamayos azules y amarillos y los diversos loros para tratar de determinar cómo viajaban a Atacama.

   Los investigadores también encontraron que las aves consumían la misma dieta que los agricultores que las poseían.

   "Lo que consideramos interacciones aceptables con los animales bajo nuestro cuidado era muy diferente en ese entonces", dijo Capriles. "Algunas de estas aves no vivieron una vida feliz. Se las mantuvo para producir plumas y sus plumas fueron arrancadas tan pronto como crecieron".

   Quizás más inusual que la importación de loros y guacamayos y su utilidad en la producción de plumas fue su tratamiento después de la muerte. Muchos de los loros fueron encontrados momificados con la boca bien abierta y la lengua fuera. Otros tenían sus alas extendidas en vuelo permanente.

   "No tenemos ni idea de por qué fueron momificados así", dijo Capriles. "Parece que fueron eviscerados a través de su cloaca (una abertura común excretora y reproductiva), lo que ayudó a preservarlos. Muchas veces, fueron envueltos en textiles o bolsas".

   Desafortunadamente, muchas de las aves fueron hallazgos de rescate, adquiridos fuera de proyectos arqueológicos formales, por lo que faltan algunos tipos de datos, pero las aves generalmente se asocian con entierros humanos.

   La mayoría de las momias se encontraron en Pica 8, un sitio cerca de una comunidad de oasis que todavía existe hoy como un lugar de transporte de mercancías. Pica 8 tuvo agricultura durante el tiempo que las aves vivieron allí y actualmente es la fuente de los preciados limones.

   "Sabemos que los pájaros vivían allí", dijo Capriles. "Que estaban comiendo los mismos alimentos que la gente estaba comiendo enriquecidos con el nitrógeno del maíz fertilizado con estiércol de aves marinas. Las llamas no son los mejores animales de carga, porque no son tan fuertes. El hecho de que las caravanas de llamas llevaran guacamayos y loros a través de los Andes y del desierto a este oasis es asombroso".

Contador