Publicado 14/01/2021 12:34CET

La NASA esclarece el origen de una explosión cósmica cercana

La llamarada gigante alcanzó detectores en diferentes naves espaciales de la NASA. Cada par de instrumentos estableció su posible ubicación en diferentes franjas del cielo, pero las bandas se cruzan en en la parte central de la galaxia NGC 253
La llamarada gigante alcanzó detectores en diferentes naves espaciales de la NASA. Cada par de instrumentos estableció su posible ubicación en diferentes franjas del cielo, pero las bandas se cruzan en en la parte central de la galaxia NGC 253 - NASA'S GODDARD SPACE FLIGHT CENTER AND ADAM BLOCK

   MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un remanente estelar conocido como magnetar en una galaxia vecina ha sido identificado como el origen de un breve estallido de luz de alta energía que barrió el sistema solar el 15 de abril de 2020.

   Este hallazgo confirma las sospechas de que algunos estallidos de rayos gamma (GRB), erupciones cósmicas detectadas en algún lugar del cielo casi a diario, son de hecho poderosas erupciones de magnetares relativamente cerca de casa.

   Según un comunicado de la NASA, el evento del 15 de abril cambia las reglas del juego porque su ubicación estimada se encuentra completamente dentro del disco de la galaxia NGC 253, ubicada a 11,4 millones de años luz de distancia.

   Los GRB, las explosiones más poderosas del cosmos, se pueden detectar en miles de millones de años luz. Los que duran menos de unos dos segundos, llamados GRB cortos, ocurren cuando un par de estrellas de neutrones en órbita son los restos aplastados de las estrellas explotadas en espiral entre sí y se fusionan.

   Los magnetares son estrellas de neutrones con los campos magnéticos más fuertes conocidos, con hasta mil veces la intensidad de las estrellas de neutrones típicas y hasta 10 billones de veces la fuerza de un imán de refrigerador. En raras ocasiones, los magnetares producen enormes erupciones llamadas llamaradas gigantes que producen rayos gamma, la forma de luz de mayor energía.

   La poderosa ráfaga de rayos X y rayos gamma del 15 de abril pasado activó, a su vez, instrumentos en la misión Mars Odyssey de la NASA, el satélite Wind y el Telescopio Espacial Fermi de rayos Gamma. Un análisis terrestre de datos del Observatorio Swift Neil Gehrels de la NASA muestra que también detectó el evento.

   El pulso de radiación duró solo 140 milisegundos, tan rápido como un parpadeo o un chasquido de dedo. El telescopio de área grande de Fermi (LAT) también detectó rayos gamma de alta energía hasta varios minutos después de este pulso, un hallazgo sorprendente.

   El análisis de los datos de Fermi y Swift indican que el estallido lanzó una masa de electrones y positrones que se movían aproximadamente al 99% de la velocidad de la luz. La mancha se expandió a medida que viajaba, siguiendo de cerca la luz emitida por el destello gigante.

   Después de unos días, dicen los científicos, llegaron al límite que separa la región de influencia de la magnetar del espacio interestelar. La luz pasó, seguida muchos segundos después por la nube enormemente expandida. Este material indujo ondas de choque en el gas acumulado en el límite y la interacción produjo la emisión de energía más alta detectada por el LAT.

Contador