Publicado 08/11/2021 13:18CET

La NASA medirá la relación de tormentas extremas y cambio climático

En esta foto tomada el 15 de agosto de 2014, se ven imponentes nubes de tormenta cumulonimbus, mirando al este hacia el Océano Atlántico desde el área del Complejo de Lanzamiento Espacial 37 en Cabo Cañaveral.
En esta foto tomada el 15 de agosto de 2014, se ven imponentes nubes de tormenta cumulonimbus, mirando al este hacia el Océano Atlántico desde el área del Complejo de Lanzamiento Espacial 37 en Cabo Cañaveral. - NASA/JIM GROSSMANN

   MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La NASA ha seleccionado una nueva misión de ciencias de la Tierra llamada INCUS (Investigation of Convective Updrafts) para estudiar las tormentas extremas y su relación con el calentamiento global.

   La misión será una colección de tres 'SmallSats', volando en estrecha coordinación y se espera que se lance en 2027 como parte del Programa Earth Venture de la NASA.

   La NASA seleccionó a INCUS a través de la solicitud de Earth Venture Mission-3 (EVM-3) de la agencia que buscaba investigaciones completas basadas en el espacio para abordar cuestiones científicas importantes y producir datos de relevancia social dentro del campo de las ciencias de la Tierra. La NASA recibió 12 propuestas para misiones EVM-3 en marzo de 2021. Después de una revisión detallada por paneles de científicos e ingenieros, la agencia seleccionó INCUS para continuar con el desarrollo.

   Según explicó en un comunicado Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la agencia en Washington, "INCUS llena un nicho importante para ayudarnos a comprender el clima extremo y su impacto en los modelos climáticos, todo lo cual sirve para proporcionar información crucial necesaria para mitigar los efectos del clima en nuestras comunidades".

   INCUS tiene como objetivo abordar directamente por qué ocurren exactamente las tormentas convectivas, así como cuándo y dónde se forman. La investigación se deriva de la Encuesta Decenal de Ciencias de la Tierra de 2017 realizada por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina, que establece una guía de investigación y observación ambiciosa, pero críticamente necesaria.

   El cambio climático está aumentando el calor en los océanos y aumenta la probabilidad de que las tormentas se intensifiquen con más frecuencia y rapidez, un fenómeno que los científicos de la NASA continúan estudiando.

   Las tormentas comienzan con un rápido aumento de vapor de agua y aire que crean nubes altísimas preparadas para producir lluvia, granizo e iluminación. Cuanto mayor es la masa de vapor de agua y aire que se transporta hacia arriba en la atmósfera, mayor es el riesgo de condiciones meteorológicas extremas. Este transporte vertical de aire y vapor de agua, conocido como flujo de masa convectivo (CMF), sigue siendo una de las grandes incógnitas en el tiempo y el clima. Las mediciones sistemáticas de CMF en toda la gama de condiciones mejorarían la representación de la intensidad de las tormentas y limitarían la retroalimentación de nubes altas, que pueden agregar incertidumbre, en los modelos meteorológicos y climáticos.

   La misión costará aproximadamente 177 millones de dólares, sin incluir los costos de lanzamiento. La NASA seleccionará un proveedor de lanzamiento en el futuro.

Contador