Publicado 20/04/2021 14:08CET

La NASA predice menos polvo del Sáhara cruzando el Atlántico

Invasión de polvo sahariano a través del Atlántico en 2020
Invasión de polvo sahariano a través del Atlántico en 2020 - NASA

   MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las columnas de polvo anuales de África que cruzan el Atlántico se reducirán a un mínimo de 20.000 años durante el próximo siglo como resultado del cambio climático y el calentamiento de los océanos.

   Para llegar a esta predicción, una investigación reciente de la NASA, utilizando una combinación de datos satelitales y modelos informáticos, describe las conexiones tipo dominó entre los factores más allá de las fronteras del desierto y el desarrollo de columnas de polvo.

   Estos comienzan con diferencias de temperatura entre el Atlántico norte y sur, que luego impactan los vientos constantes de este a oeste de la región, así como una banda tropical de lluvia relativamente alta ubicada cerca del Ecuador, los cuales impactan las columnas de polvo anuales.

   Con el apoyo del Programa de Modelado, Análisis y Predicción (MAP) de la NASA y el Programa de Ciencias de la Radiación, los científicos utilizaron su nueva comprensión de estas relaciones para pronosticar una reducción más sustancial en la actividad del polvo de lo que habían predicho estudios previos basados en el calentamiento climático anticipado.

   "A partir de observaciones terrestres y de satélites, vemos la variabilidad del polvo africano", dijo en un comunicado Tianle Yuan, científico atmosférico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "De hecho, puede cambiar bastante, de un mes a otro, de un día a otro, de un año a otro, incluso de una década a otra".

   Las estimaciones de polvo recientes se derivan de datos recopilados por misiones satelitales de la NASA, que incluyen Terra, Aqua y el Cloud-Aerosol Lidar y Infrared Pathfinder Satellite Observation (CALIPSO), una misión conjunta entre la NASA y la agencia espacial francesa, CNES.

   Los investigadores también estaban interesados en ver si la relación entre la temperatura media global y la actividad del polvo en el Sahara se produjo en el pasado. Los registros geológicos que se remontan a miles de años ayudan a revelar las precipitaciones y los niveles de nutrientes del pasado a medida que el Sahara atravesaba cambios ambientales dramáticos.

   El pico del transporte de polvo sahariano al lado este de las Américas tuvo lugar aproximadamente entre 12.000 y 17.000 años atrás, al final de la última Edad de Hielo. Luego comenzó el Período Húmedo Africano, durante el cual la vasta extensión del desierto estuvo salpicada de lagos, vegetación y asentamientos humanos. El aumento de la humedad y la vida vegetal estabilizaron el suelo y minimizaron las columnas de polvo.

   "El desierto del Sahara estaba relativamente húmedo en ese entonces", dijo Yuan. Los núcleos de sedimentos del norte de África frente a la costa y los registros de polen muestran que hubo más lluvia y vegetación presente. "El polvo era mucho más raro".

   Aunque el transporte de polvo ha aumentado desde entonces, el equipo de investigación descubrió que tanto los procesos naturales como la actividad humana ahora probablemente están llevando a la Tierra de regreso a un mínimo de polvo a medida que el clima se calienta.

   Las temperaturas de la superficie del mar impactan directamente en la velocidad del viento, por lo que cuando el Atlántico norte se calienta en relación con el Atlántico sur, los vientos alisios que mueven el polvo de este a oeste se debilitan. Como resultado, los vientos más lentos recogen y transportan menos polvo del Sahara.

   Además de llevar menos polvo, los vientos debilitados también permiten que la banda de lluvia constante que atraviesa los trópicos se desplace hacia el norte sobre una mayor parte del desierto, lo que humedece el polvo y evita que se lo lleve. Menos polvo en el aire, que puede reflejar la luz del sol lejos de la superficie de la Tierra como un protector solar, significa que más luz solar y calor llegan al océano, calentándolo aún más.

   En conjunto, esto crea un circuito de retroalimentación de temperaturas cálidas de la superficie del mar que conduce a una reducción del polvo que a su vez contribuye a un calentamiento adicional, combinándose para impactar el clima, la calidad del aire y la formación de tormentas y huracanes.

Contador