Publicado 02/06/2015 17:10CET

La NASA quiere reducir a la mitad el viaje a Marte

Vehículo de Transferencia Copernicus con una Orion atracada a la izquierda
NASA

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Llevar astronautas a Marte aglutinará toda la tecnología de Estados Unidos, incluidos sistemas de propulsión avanzados tales como motores eléctricos solares y tal vez incluso cohetes nucleares.

En declaraciones realizadas durante una visita a la planta Aerojet Rocketdyne, el administrador de la NASA, Charlie Bolden, subrayó que le gustaría reducir el tiempo de viaje necesario para enviar astronautas a Marte. "En este momento se trata de una misión de ocho meses; nos gustaría reducirla a la mitad", dijo Bolden.

La tecnología de propulsión superrápida ayudaría a limitar la exposición a la radiación de los astronautas durante el viaje a Marte y reducir la cantidad de agua, alimentos y otros "consumibles" que una misión de este tipo requeriría, informa Space.com citando a responsables de la NASA.

"Estamos tratando de llegar a los niveles de potencia más altos; ese es el siguiente paso", dijo Scott Seymour, presidente de Aerojet Rocketdyne, en referencia a los motores de propulsión solar-eléctrica (SEP) de 5 kilovatios (kW) que la firma está construyendo actualmente para misiones robóticas de la NASA. "Quince kilovatios serían el siguiente paso, y luego a agruparse juntos... entonces, en el largo plazo, de 50 a 100 kilovatios."

"La limitación de potencia de este tipo de propulsión ha sido la potencia para mejorarla", dijo Bolden. "Aerojet Rocketdyne se ha asociado con diferentes entidades de todo el país en busca de cómo obtener más densidad de energía en una célula solar. Cuanto más poder podamos conseguir, más grande podrá ser el motor y su capacidad.

"La ventaja de utilizar este tipo de propulsión es que puede volar casi siempre en comparación con los motores químicos," añadió Bolden, en referencia a los motores de cohete de combustible líquido tradicionales que impulsan a la gran mayoría de las naves espaciales de la NASA.

Pero estas unidades SEP - que generan empuje acelerando átomos y moléculas cargadas por la parte trasera de una nave espacial - están limitadas en lo que pueden lograr. Sobre capacidades más avanzadas de propulsión en el espacio, Julie Van Kleeck, vicepresidenta de Aerojet piensa en los cohetes nucleares, como el NERVA (Nuclear Engine for Rocket Vehicle Performance), un sistema estudiado hace décadas por la NASA pero que fue desechado en 1972.