Publicado 17/07/2020 11:07CET

La NASA retrasa a octubre de 2021 el lanzamiento del sucesor del Hubble

La NASA retrasa a octubre de 2021 el lanzamiento del sucesor del Hubble
La NASA retrasa a octubre de 2021 el lanzamiento del sucesor del Hubble - NASA/CHRIS GUNN - Archivo

   MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La NASA ha decidido retrasar al 31 de octubre de 2021 el lanzamiento al espacio del telescopio James Webb, debido a los impactos de la pandemia del COVID-19, así como a "desafíos técnicos".

   Esta decisión se basa en una "evaluación de riesgo de cronograma recientemente completada de las actividades de integración y prueba restantes antes del lanzamiento", según un comunicado. Anteriormente, el lanzamiento del Webb --considerado sucesor del telescopio Hubble-- estaba programado para marzo de 2021.

   Las pruebas del observatorio continúan "bien" en Northrop Grumman, el principal socio de la industria de la misión, en Redondo Beach, California, a pesar de los desafíos de la pandemia de coronavirus. Antes de los retrasos asociados con la pandemia, el equipo hizo un progreso significativo en el logro de hitos importantes para prepararse para el lanzamiento en 2021, destaca la NASA.

   A medida que los márgenes del cronograma se endurecieron el otoño pasado, la agencia planeó evaluar el progreso del proyecto en abril. Esta evaluación fue pospuesta debido a la pandemia y se completó esta semana. Los factores que contribuyen a la decisión de trasladar la fecha de lanzamiento incluyen los impactos de las precauciones de seguridad aumentadas, la reducción del personal en el sitio, la interrupción del trabajo por turnos y otros desafíos técnicos. Webb utilizará los fondos existentes del programa para mantenerse dentro de su límite de costos de desarrollo de 8.800 millones de dólares.

   El equipo del proyecto continuará completando un conjunto final de pruebas ambientales extremadamente difíciles del observatorio completo antes de ser enviado al sitio de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa.

   Esta semana, el proyecto completó con éxito las pruebas eléctricas del observatorio. La prueba destacó un hito importante en preparación para las próximas pruebas ambientales de acústica y vibración del observatorio completo que están programadas para comenzar en agosto. Además de las implementaciones en curso, las pruebas del sistema terrestre del observatorio totalmente integrado han seguido inmediatamente después.

   Se requirió el diseño de un telescopio espacial muy grande y de instrumentos altamente sofisticados para permitir que Webb respondiera preguntas fundamentales sobre nuestros orígenes cósmicos.

   El observatorio está pensado para detectar la luz de la primera generación de galaxias que se formaron en el universo temprano después del Big Bang y estudiar las atmósferas de los exoplanetas cercanos en busca de posibles signos de habitabilidad.

   A principios del año próximo, Webb se plegará "estilo origami" para su envío al sitio de lanzamiento y se ajustará de forma compacta dentro del carenado del vehículo de lanzamiento Ariane 5 de Arianespace, que mide unos 5 metros de ancho. En su viaje al espacio, Webb será la primera misión en completar una serie de despliegues intrincados y técnicamente desafiantes, una parte crítica del viaje de Webb a su órbita a aproximadamente un millón de millas de la Tierra. Una vez en órbita, Webb desplegará su delicado parasol de cinco capas hasta que alcance el tamaño de una cancha de tenis. Webb desplegará su icónico espejo primario de 6.5 metros que detectará la tenue luz de las estrellas y galaxias lejanas.

   Webb es un programa internacional dirigido por la NASA, junto con sus socios ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense.