Publicado 07/07/2021 13:31CET

Nativos de Mississippi reciclaron objetos de la expedición de De Soto

Objetos metálicos de la expedición de Hernando de Soto del siglo XVI
Objetos metálicos de la expedición de Hernando de Soto del siglo XVI - MUSEO DE FLORIDA

   MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Arqueólogos han desenterrado un raro tesoro de más de 80 objetos metálicos en Mississippi que se cree que son de la expedición del descubridor español Hernando de Soto en el siglo XVI.

   Muchos de los objetos fueron reutilizados por los nativos locales Chickasaws como herramientas y adornos domésticos, una práctica inusual en un momento en que los productos europeos en América del Norte eran pocos y, a menudo, reservados para los líderes.

   Los investigadores creen que los españoles dejaron los objetos mientras huían de un ataque de Chickasaw que siguió a la ruptura de relaciones entre los dos grupos en 1541. Los vencedores aprovecharon la ganancia inesperada del botín: cabezas de hacha, cuchillas, clavos y otros artículos hechos de aleación de hierro, plomo y cobre, modificando muchos de ellos para adecuarlos a los usos y gustos locales.

   Los artesanos de Chickasaw convirtieron piezas de herraduras españolas en raspadores, bandas de barriles en herramientas de corte y trozos de cobre en colgantes tintineantes.

   La gran abundancia de objetos del sitio, un área del noreste de Mississippi conocida como Stark Farms, es uno de los factores que hace que el hallazgo sea único, dijo Charles Cobb, autor principal del estudio y académico de Arqueología Histórica del Museo de Historia Natural de Florida.

   "Normalmente, podemos encontrar un puñado de objetos europeos en conexión con una persona de alto estatus o algún otro contexto especial", dijo Cobb en un comunicado. "Pero esta debe haber sido más una temporada abierta, un pulso de productos que estuvieron ampliamente disponibles durante un corto período de tiempo".

   Si el diagnóstico de los investigadores es correcto, Stark Farms sería el segundo lugar que arroja evidencia arqueológica convincente del contacto directo con la expedición de De Soto, después del sitio histórico de la capital Apalachee de Anhaica en la actual Tallahassee, dijo Cobb.

   Cuando de Soto llegó a Mississippi en 1540, el conquistador había caminado por el sureste durante más de un año con unas 600 personas, cientos de caballos y cerdos y equipo pesado a cuestas. Encontrando poco oro en su periplo desde Florida, se adentró más en el interior, haciendo amistad y luchando alternativamente con los nativos americanos que encontró.

   Después de que los Chickasaw rechazaran la expedición española, la región permaneció en gran parte libre de presencia europea durante casi 150 años.

Contador