Nubes interestelares pueden originar bloques de construcción de la vida

Publicado 27/09/2019 18:23:19CET
Nubes interestelares pueden originar bloques de construcción de la vida
Nubes interestelares pueden originar bloques de construcción de la vida - HOKKAIDO UNIVERSITY

   MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Una de las unidades básicas de la vida, las nucleobases, podría haberse originado dentro de gigantes nubes de gas intercaladas entre las estrellas, según un experimento de laboratorio.

   Los bloques de construcción esenciales de ADN, compuestos llamados nucleobases, se han detectado por primera vez en un entorno simulado que imita nubes gaseosas que se encuentran intercaladas entre estrellas. El hallazgo, publicado en la revista Nature Communications, nos acerca a comprender los orígenes de la vida en la Tierra.

   "Este resultado podría ser clave para desentrañar preguntas fundamentales para la humanidad, como qué compuestos orgánicos existieron durante la formación del sistema solar y cómo contribuyeron al nacimiento de la vida en la Tierra", dice Yasuhiro Oba, del Instituto de Ciencia de Baja Temperatura de la Universidad de Hokkaido. .

   Los científicos ya han detectado algunas de las moléculas orgánicas básicas necesarias para el comienzo de la vida en cometas, asteroides y nubes moleculares interestelares, nubes gaseosas gigantes dispersas entre las estrellas. Se cree que estas moléculas podrían haber llegado a la Tierra a través de impactos de meteoritos hace unos 4.000 millones de años, proporcionando ingredientes clave para el cóctel químico que dio lugar a la vida. Aprender cómo se formaron estas moléculas es vital para comprender los orígenes de la vida.

   La unidad estructural básica de ADN y ARN se llama nucleótido, y está compuesta por una nucleobase, un azúcar y un grupo de fosfato. Estudios previos que imitan las condiciones esperadas en las nubes moleculares interestelares han detectado la presencia de azúcar y fosfato, pero no de nucleobases.

   Ahora, Yasuhiro Oba y sus colegas de la Universidad de Hokkaido, la Universidad de Kyushu y la Agencia de Ciencia y Tecnología de la Tierra y el Mar de Japón (JAMSTEC) han utilizado métodos analíticos avanzados para detectar las bases nucleares fundamentales en un entorno de nube interestelar simulada.

   El equipo realizó sus experimentos en una cámara de reacción de vacío ultra alto. Se suministró continuamente una mezcla gaseosa de agua, monóxido de carbono, amoníaco y metanol en un análogo de polvo cósmico a una temperatura de -263 grados Celsius. Dos lámparas de descarga de deuterio conectadas a la cámara suministraban luz ultravioleta al vacío para inducir reacciones químicas. El proceso condujo a la formación de una película helada en el análogo de polvo dentro de la cámara.

   El equipo utilizó un espectrómetro de masas de alta resolución y un cromatógrafo de líquidos de alto rendimiento para analizar el producto que se formó en el sustrato después de calentarlo a temperatura ambiente. Los avances recientes en estas herramientas tecnológicas les permitieron detectar la presencia de las nucleobases citosina, uracilo, timina, adenina, xantina e hipoxantina. También detectaron aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas, y varios tipos de dipéptidos, o un dímero de aminoácidos, en el mismo producto.

   El equipo sospecha que experimentos anteriores que simulan entornos de nubes moleculares interestelares habrían producido nucleobases, pero que las herramientas analíticas utilizadas no fueron lo suficientemente sensibles como para detectarlas en mezclas complejas.

   "Nuestros hallazgos sugieren que los procesos que reproducimos podrían conducir a la formación de los precursores moleculares de la vida", dice Yasuhiro Oba. "Los resultados podrían mejorar nuestra comprensión de las primeras etapas de la evolución química en el espacio".