Publicado 21/10/2021 17:00CET

Nueva especie de dinosaurio vegetariano pero parecido a un ave rapaz

Impresión artística de la posible aparición de dinosaurios vegetarianos presentes en el área de la actual Australia hace 220 millones de años
Impresión artística de la posible aparición de dinosaurios vegetarianos presentes en el área de la actual Australia hace 220 millones de años - ANTHONY ROMILIO

   MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Huellas de dinosaurio en una mina de carbón en Autralia atribuidas hace 50 años a un gran depredador, corresponden en realidad a un tímido herbívoro de cuello largo con aspecto de ave rapaz.

   El paleontólogo de la Universidad de Queensland, doctor Anthony Romilio, ha dirigido recientemente un equipo internacional que ha vuelto a analizar las huellas, fechadas en la última parte del periodo triásico, hace unos 220 millones de años. Publican resultados en Historical Biology.

   "Durante años se ha creído que estas huellas fueron hechas por un enorme terópodo depredador de la familia de los dinosaurios Eubrontes, con patas de más de dos metros de altura --explica--. Esta idea causó sensación hace décadas porque ningún otro dinosaurio carnívoro del mundo se acercó a ese tamaño durante el periodo Triásico".

   Sin embargo, los hallazgos de un equipo de investigadores internacional muestran que las huellas fueron hechas por un dinosaurio conocido como prosáurido, un dinosaurio vegetariano más pequeño, con patas de 1,4 metros de altura y una longitud corporal de seis metros.

   El equipo de investigación sospechaba que había algo que no cuadraba con las estimaciones de tamaño originales y había una buena razón para sus dudas.

   "Desgraciadamente, la mayoría de los investigadores anteriores no pudieron acceder directamente al espécimen de la huella para su estudio, sino que se basaron en viejos dibujos y fotografías que carecían de detalles", admite Romilio.

   Los fósiles de dinosaurio se descubrieron hace más de medio siglo a unos 200 metros de profundidad en una mina de carbón de Ipswich, al oeste de Brisbane.

   "Para los primeros mineros de la década de 1960 debió de ser todo un espectáculo ver las grandes huellas de pájaros que sobresalían del techo", comenta Romilio.

   Hendrik Klein, coautor y experto en fósiles del Saurierwelt Paläontologisches Museum de Alemania, añade que las huellas -denominadas 'Evazoum', científicamente, el tipo de huella que hacían los dinosaurios prosaurópodos- se hicieron sobre las capas empapadas de agua de los antiguos restos vegetales y que las huellas se rellenaron posteriormente con limo y arena.

   "Esto explica por qué hoy en día se encuentran en una posición invertida justo encima de nuestras cabezas --subraya--. Después de millones de años, el material vegetal se convirtió en carbón que fue extraído por los mineros para revelar un techo de limo y arenisca, completo con los moldes naturales de las huellas de dinosaurio".

   La mina hace tiempo que cerró, pero afortunadamente, en 1964, los geólogos y el Museo de Queensland cartografiaron la pista y realizaron moldes de yeso, que ahora se utilizan en la investigación actual.

   "Hicimos un modelo virtual en 3D de la huella de dinosaurio que se envió por correo electrónico a los miembros del equipo de todo el mundo para que lo estudiaran --recuerda Klein--. Cuanto más observamos las formas y proporciones de las huellas y de los dedos, menos se parecen a las huellas de los dinosaurios depredadores: este dinosaurio monstruoso era sin duda un comedor de plantas mucho más amigable". La huella está expuesta en el Museo de Queensland, en Brisbane.

   Según resalta, "esto sigue siendo un descubrimiento significativo, incluso si no es un temible carnívoro del Triásico. Esta es la primera evidencia que tenemos de este tipo de dinosaurio en Australia, marcando una brecha de 50 millones de años antes de los primeros fósiles de saurópodos cuadrúpedos conocidos".