Publicado 11/07/2024 11:21

Nueva especie fósil reescribe la vida costera en la era del dinosaurio

Ejemplar de B. Eremicarminis a) vista general del esqueleto; b) interpretación del esqueleto codificada por colores
Ejemplar de B. Eremicarminis a) vista general del esqueleto; b) interpretación del esqueleto codificada por colores - STEPHANIE ABRAMOWICZ/NICOLE KLEIN

   MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El sorprendente hallazgo de una nueva especie fósil de un pariente de los cocodrilos en una formación rocosa en Nevada reescribe la historia de la vida costera al inicio de la Era de los Dinosaurios.

   Descrita en un estudio publicado en Biology Letters, la nueva especie Benggwigwishingasuchus eremicarminis revela que mientras los ictiosaurios gigantes dominaban los océanos, los antiguos parientes de los cocodrilos conocidos como arcosaurios pseudosuquios dominaban las costas de todo el globo del Triásico Medio entre 247,2 y 237 millones de años atrás.

   "Esta nueva y emocionante especie demuestra que los pseudosuquios ocupaban hábitats costeros a nivel global durante el Triásico Medio", dijo el Dr. Nate Smith, autor principal del artículo, y Gretchen Augustyn, directora y curadora del Instituto de Dinosaurios del Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles.

   La zona que incluye la Formación Favret, ubicación del hallazgo del estudio en Nevada, que se caracteriza por la captura de fósiles de vida del océano Panthalassan oriental del Triásico, es conocida por sus fósiles de criaturas marinas como los amonites y reptiles marinos como el ictiosaurio gigante C. youngorum. El hallazgo del recién descrito B. eremicarminis fue una sorpresa.

   "Nuestra primera reacción fue: ¿qué demonios es esto?", dijo la coautora Dra. Nicole Klein de la Universidad de Bonn. "Esperábamos encontrar cosas como reptiles marinos. No podíamos entender cómo un animal terrestre podía terminar tan lejos en el mar entre los ictiosaurios y los amonites. No fue hasta que vi en persona el espécimen casi completamente preparado que me convencí de que realmente era un animal terrestre".

   Se han desenterrado arcosaurios pseudosuquios en lechos fósiles de las orillas del antiguo océano de Tetis, pero este es el primer representante costero del océano Panthalassan y del hemisferio occidental, lo que revela que estos parientes de los cocodrilos estaban presentes en entornos costeros de todo el mundo durante el Triásico medio. Curiosamente, estas especies costeras no pertenecen todas al mismo grupo evolutivo, lo que sugiere que los pseudosuquios (y los arcosauriformes en general) se adaptaron de forma independiente a la vida en las costas.

   "Básicamente, parece que hubo un montón de grupos de arcosauriformes muy diferentes que decidieron sumergirse en el agua durante el Triásico medio. Lo que es interesante es que no parece que muchos de estos 'experimentos independientes' condujeran a radiaciones más amplias de grupos semiacuáticos", dijo Smith.

   Durante el Triásico, surgieron los arcosaurios, "los reptiles dominantes", que se dividieron en dos grupos con dos representantes supervivientes: las aves, descendientes de los dinosaurios, y los crocodilianos (caimanes, cocodrilos y gaviales), descendientes de los arcosaurios pseudosuquios como B. eremicarminis.

   Aunque los crocodilianos actuales son lo suficientemente similares como para que la mayoría de la gente los confunda entre sí, sus antiguos parientes variaban enormemente en tamaño y estilo de vida. Las relaciones evolutivas de B. eremicarminis y sus parientes sugieren que los pseudosuquios alcanzaron una gran diversidad muy rápidamente después de la extinción masiva del final del Pérmico, cuyo alcance está a la espera de ser descubierto en el registro fósil.

   "Un creciente número de descubrimientos recientes de pseudosuquios del Triásico Medio están insinuando que una cantidad subestimada de diversidad morfológica y ecológica y experimentación estaba ocurriendo temprano en la historia del grupo. Mientras que gran parte de la fascinación del público con el Triásico se centra en el origen de los dinosaurios, fueron realmente los pseudosuquios los que estaban haciendo cosas interesantes al comienzo del Mesozoico", dijo Smith.

   La nueva especie subraya la multiplicidad de estos antiguos reptiles durante el Triásico, desde gigantes como Mambawakale ruhuhu hasta animales más pequeños como el recién descrito B. eremicarminis, que probablemente alcanzó alrededor de 1,5-2 metros de longitud. La longitud exacta de B. eremicarminis y cómo sobrevivió a lo largo de las costas sigue siendo un misterio.

   Solo se encontraron algunos elementos del cráneo del individuo, y cualquier pista sobre cómo se alimentaba y cazaba está igualmente ausente. Lo que está más claro es que B. eremicarminis probablemente se quedó bastante cerca de la costa. Sus extremidades, bien conservadas, están bien desarrolladas y no presentan signos de vida acuática, como aletas o densidad ósea alterada.

   El equipo de investigación quería un nombre que hiciera honor a los habitantes humanos originales de las montañas Augusta, donde se encontró el espécimen, por lo que consultó a un miembro de la tribu Fallon Paiute Shoshone para decidir un nombre apropiado.

   "Benggwi-Gwishinga", una palabra que significa "pescar" en shoshone, se combinó con la palabra griega para Sobek, el dios egipcio con cabeza de cocodrilo, para acuñar el nuevo género, Benggwigwishingasuchus. El epíteto específico eremicarminis se traduce como "canción del desierto", en honor a dos partidarios del NHMLAC que sienten pasión por la paleontología y la ópera del suroeste. Por lo tanto, el nombre completo se traduce aproximadamente como "Canción del desierto del cocodrilo pescador".

Contador