Publicado 03/11/2021 12:25CET

Un nuevo material que puede sentir y adaptarse a su entorno

El nuevo material podría ser utlizado para perfeccionar drones autónomos
El nuevo material podría ser utlizado para perfeccionar drones autónomos - WIKIPEDIA

   MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo material, desarrollado por las universidades de Missouri y Chicago, puede responder a su entorno, tomar una decisión de forma independiente y realizar una acción no dirigida por un ser humano.

   Por ejemplo, un dron que realiza una entrega puede evaluar su entorno, incluida la dirección del viento, la velocidad o la vida silvestre, y cambiar automáticamente el rumbo para completar la entrega de manera segura.

   En un estudio publicado en Nature Communications se explica que el diseño mecánico del nuevo material artificial incorpora tres funciones principales que también muestran los materiales que se encuentran en la naturaleza: detección; procesamiento de información; y actuación o movimiento.

   Algunos ejemplos de estos materiales naturales incluyen la rápida reacción de las frondosas mandíbulas de una planta carnívora para capturar un insecto, los camaleones que cambian el color de su piel para mezclarse con su entorno y las piñas que ajustan sus formas en respuesta a los cambios en la humedad del aire.

   "Básicamente, estamos controlando cómo responde este material a los cambios en los estímulos externos que se encuentran en su entorno", dijo en un comunicado Guoliang Huang, profesor de ingeniería en la Universidad de Missouri. "Por ejemplo, podemos aplicar este material a la tecnología furtiva en la industria aeroespacial uniendo el material a estructuras aeroespaciales. Puede ayudar a controlar y disminuir los ruidos provenientes de la aeronave, como las vibraciones del motor, lo que puede aumentar sus capacidades multifuncionales ".

   El material usa un chip de computadora para controlar o manipular el procesamiento de la información que se necesita para realizar las acciones solicitadas, luego usa la energía eléctrica para convertir esa energía en energía mecánica. El siguiente paso de los investigadores es implementar su idea en un entorno del mundo real.

Contador