Publicado 04/12/2020 11:23CET

Se observan nacimientos de nubes estelares en el plano galáctico

La sección muestra nubes interestelares en un área pequeña de alrededor del 5% del mapeo total de SEDIGISM; cada una de estas nubes tiene un color diferente.
La sección muestra nubes interestelares en un área pequeña de alrededor del 5% del mapeo total de SEDIGISM; cada una de estas nubes tiene un color diferente. - DUARTE-CABRAL, PETITT Y URQUHART

   MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El telescopio Apex en Chile ha permitido mirar profundamente en el plano galáctico y medir el medio interestelar, observando el nacimiento de nubes moleculares y estrellas.

   Estudiaron la distribución del gas molecular frío en la región interior de la Vía Láctea con una precisión sin precedentes. Los investigadores catalogaron más de 10.000 nubes interestelares.

   Descubrieron que actualmente solo alrededor del 10% de ellos contienen estrellas. El proyecto se llama SEDIGISM (Estructura, Excitación y Dinámica del Medio Interestelar Galáctico Interior) y cubre un área de 84 grados cuadrados en el cielo austral.

   El mapeo contiene datos de 2013 a 2017, que fueron recopilados por el telescopio Apex de 12 metros en los Andes chilenos. "Con la publicación de este mapa más detallado de nubes moleculares frías en la Vía Láctea hasta la fecha, un proyecto de observación a largo plazo está dando frutos", dice en un comunicado Frederic Schuller del Instituto Max Planck de Radioastronomía, el líder del proyecto de SEDIGISM.

   Los científicos han podido observar la parte sur de la Vía Láctea interior con una resolución angular de 30 segundos de arco; esto corresponde a un sesentavo del diámetro aparente de la luna llena en el cielo de la Tierra. También han obtenido información valiosa sobre la estructura, la distancia y la velocidad de todas las nubes moleculares galácticas en aproximadamente dos tercios del disco interno de la Vía Láctea.

   Los investigadores observaron las líneas espectrales de la molécula de monóxido de carbono, incluidos los isótopos raros 13CO y C18O, y dedujeron la masa y la distribución tridimensional del gas molecular frío y denso en el medio interestelar. Se encontraron varias estructuras como filamentos y huecos; estos son el resultado de diferentes efectos físicos.

   Las nubes moleculares contienen la materia prima a partir de la cual se forman nuevas estrellas. Por lo tanto, el mapeo de estas nubes es necesario para determinar parámetros importantes como la eficiencia de la formación de estrellas en la Vía Láctea. Las estructuras y las condiciones físicas dentro de las nubes proporcionan la base fundamental para las teorías de la formación de estrellas. Por tanto, es importante resolver espacialmente las nubes individuales y distinguirlas entre sí.

   Una de las claves del éxito fue el telescopio Apex de 12 metros con su superficie de alta precisión y una de las mejores ubicaciones del mundo para la astronomía submilimétrica. El instrumento está ubicado a una altitud de 5.100 metros en la llanura de Chajnantor en el desierto chileno de Atacama. Aquí, hay un contenido de vapor de agua extremadamente bajo y, por lo tanto, una excelente transparencia de la atmósfera.

   Los nuevos datos complementan una serie de mapeos del plano galáctico producidos en el rango de longitud de onda del infrarrojo medio a lejano durante la última década. Esto se hizo con telescopios espaciales como el Spitzer, Herschel y, para longitudes de onda más largas, el propio Apex. Sin embargo, estos proyectos carecían de la información de velocidad que ahora proporciona SEDIGISM. El nuevo análisis de los datos permite un estudio más detallado de la formación de estrellas y, por lo tanto, de la estructura y dinámica de la propia Vía Láctea.