Publicado 23/09/2019 14:48:55 +02:00CET

Ondas de choque como las de aviones de combate al descorchar champán

Ondas de choque como las de aviones de combate al descorchar champán
Ondas de choque como las de aviones de combate al descorchar champán - EQUIPE EFFERVESCENCE/ CNRS/ UNIVERSITÉ DE REIMS

   MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Altas presiones generadas al descorchar botellas de champán producen 'discos Mach', ondas de choque visibles, similares en muchos aspectos a los que se ven en los escapes de los aviones de combate.

   Un trío de investigadores de la Universidad de Reims Champagne-Ardenne y la Universidad de Rennes descubrió que cuando se descorcha una botella de champán, el CO2 y el agua que se libera crean chorros de congelación supersónicos de CO2 poco expandidos.

   En su artículo publicado en la revista Science Advances, Gérard Liger-Belair, Daniel Cordier y Robert Georges investigaron en detalle el proceso que acompaña al descorche de una botella de champán, con un chasquido que hace saltar el tapón, al que sucede una emisión de neblina desde la botella y, en ocasiones, un derrame del líquido.

   Los investigadores informan que en los primeros milisegundos después de que se libera el corcho, el CO2 en fase gaseosa, junto con una pequeña cantidad de agua, se expande muy rápidamente en el aire en la boca de la botella; esto es lo que hace que el familiar estallido y también lo que empuja el corcho lejos de la botella. También descubrieron que la caída repentina de la presión dentro del cuello de la botella obliga a que la temperatura baje muy rápidamente. Esto da como resultado la condensación repentina tanto del CO2 como del agua, creando la niebla familiar que también sale de la botella.

   Los investigadores señalan que hubo diferencias en el comportamiento de descorche entre botellas que se habían enfriado a diferentes temperaturas (20 ° o 30 ° C). Las botellas más cálidas produjeron presiones más altas y, por lo tanto, acciones más dramáticas durante el descorche, y un mayor enfriamiento en el cuello.

   Con las botellas más frías, los gases se congelaron en cristales que eran más pequeños que la longitud de onda de la luz, creando la familiar neblina azul que a menudo se ve al abrir una botella. Las botellas más cálidas, debido a que estaban bajo una presión más alta, crearon cristales más grandes, lo que creó una niebla gris-blanca.

   Descubrieron que las presiones más altas también condujeron a la formación de "discos Mach", ondas de choque visibles, similares en muchos aspectos a los que se ven en los escapes de los motores a reacción de los aviones de combate.

Lo más leído

  1. 1

    Coronavirus.- Ecuador asegura que solo hay "casos puntuales" de cadáveres en las calles y achaca el bulo al 'correísmo'

  2. 2

    Coronavirus.- República Checa prorroga hasta el 11 de abril las medidas contra el coronavirus

  3. 3

    Coronavirus.- Canadá gasta 1.300 millones en material médico por la carencia de suministros para frenar el coronavirus

  4. 4

    Coronavirus.- La ONU pide "no perder de vista" las necesidades de los migrantes venezolanos en plena pandemia

  5. 5

    Venezuela.- España evita apoyar la propuesta de EEUU de gobierno de transición para Venezuela e insiste en la negociación