Publicado 14/05/2020 18:20:14 +02:00CET

Las órbitas de los mundos terrestres de TRAPPIST-1 no están desalineadas

Las órbitas de los mundos terrestres de TRAPPIST-1 no están desalineadas
Las órbitas de los mundos terrestres de TRAPPIST-1 no están desalineadas - NAOJ

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

Observaciones con el telescopio Subaru han determinado que los planetas similares a la Tierra del sistema TRAPPIST-1 no están significativamente desalineados con la rotación de la estrella.

Este es un resultado importante para comprender la evolución de los sistemas planetarios alrededor de estrellas de muy baja masa en general, y en particular la historia de los planetas TRAPPIST-1, incluidos los que están cerca de la zona habitable, según los autores del hallazgo.

Las estrellas como el Sol no son estáticas, sino que giran alrededor de un eje. Esta rotación es más notable cuando hay características como manchas solares en la superficie de la estrella. En el Sistema Solar, las órbitas de todos los planetas están alineadas dentro de los 6 grados con la rotación del Sol. En el pasado se suponía que las órbitas planetarias estarían alineadas con la rotación de la estrella, pero ahora hay muchos ejemplos conocidos de sistemas de exoplanetas donde las órbitas planetarias están fuertemente desalineadas con la rotación de la estrella central. Esto plantea la pregunta: ¿pueden los sistemas planetarios formarse fuera de alineación, o los sistemas desalineados observados comenzaron alineados y luego fueron desalineados por alguna perturbación?

El sistema TRAPPIST-1 ha llamado la atención porque tiene tres pequeños planetas rocosos ubicados en o cerca de la zona habitable donde puede existir agua líquida. La estrella central es una estrella fría y de muy baja masa, llamada enana M, y esos planetas están situados muy cerca de la estrella central. Por lo tanto, este sistema planetario es muy diferente de nuestro Sistema Solar. Determinar la historia de este sistema es importante porque podría ayudar a determinar si alguno de los planetas potencialmente habitables es realmente habitable. Pero también es un sistema interesante porque carece de objetos cercanos que pudieran haber perturbado las órbitas de los planetas, lo que significa que las órbitas aún deberían estar ubicadas cerca de donde se formaron los planetas. Esto les da a los astrónomos la oportunidad de investigar las condiciones primordiales del sistema.

Debido a que las estrellas giran, el lado que gira a la vista tiene una velocidad relativa hacia el espectador, mientras que el lado que gira fuera de la vista tiene una velocidad relativa fuera del espectador. Si un planeta transita, pasa entre la estrella y la Tierra y bloquea una pequeña porción de la luz de la estrella, es posible saber qué borde de la estrella bloquea primero el planeta. Este fenómeno se llama efecto Rossiter-McLaughlin. Con este método, es posible medir la desalineación entre la órbita planetaria y la rotación de la estrella. Sin embargo, hasta ahora esas observaciones se han limitado a planetas grandes como Júpiter o Neptuno.

Un equipo de investigadores, incluidos miembros del Instituto de Tecnología de Tokio y el Centro de Astrobiología en Japón, observaron TRAPPIST-1 con el Telescopio Subaru para buscar una desalineación entre las órbitas planetarias y la estrella. El equipo aprovechó la oportunidad el 31 de agosto de 2018, cuando tres de los exoplanetas que orbitan TRAPPIST-1 transitaron frente a la estrella en una sola noche. Dos de los tres eran planetas rocosos cerca de la zona habitable.

Dado que las estrellas de baja masa son generalmente débiles, ha sido imposible sondear la oblicuidad estelar (ángulo de giro-órbita) para TRAPPIST-1. Pero gracias al poder de captación de luz del telescopio Subaru y la alta resolución espectral del nuevo espectrógrafo infrarrojo IRD, el equipo pudo medir la oblicuidad. Descubrieron que la oblicuidad era baja, cercana a cero. Esta es la primera medición de la oblicuidad estelar para una estrella de muy baja masa como TRAPPIST-1 y también la primera medición de Rossiter-McLaughlin para planetas en la zona habitable.

Sin embargo, el líder del equipo, Teruyuki Hirano, del Instituto de Tecnología de Tokio, advierte en un comunicado: "Los datos sugieren la alineación del giro estelar con los ejes orbitales planetarios, pero la precisión de las mediciones no fue lo suficientemente buena como para descartar por completo un pequeño giro -alineación de órbita. Sin embargo, esta es la primera detección del efecto con planetas similares a la Tierra y más trabajo caracterizará mejor este notable sistema de exoplanetas ".

Contador

Lo más leído

  1. 1

    La ONU advierte ante el Día Mundial del Medio Ambiente de que la naturaleza está "al borde del colapso"

  2. 2

    EEUU.- Trump se refugió el viernes en el búnker de la Casa Blanca por las protestas

  3. 3

    Ecuador.- Detenido el expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram por posesión de arma en una operación anticorrupción

  4. 4

    Cientos de personas protestan en París para pedir justicia por la muerte en 2016 de un joven negro a manos de la Policía

  5. 5

    Rey Felipe.- La nobleza, a petición del Rey, compra miles de litros de leche y aceite de oliva para Cruz Roja