Publicado 26/01/2021 18:06CET

OSIRIS-REx se despedirá de Bennu con un sobrevuelo final

Esta ilustración muestra la nave espacial OSIRIS-REx partiendo del asteroide Bennu para comenzar su viaje de dos años de regreso a la Tierra.
Esta ilustración muestra la nave espacial OSIRIS-REx partiendo del asteroide Bennu para comenzar su viaje de dos años de regreso a la Tierra. - NASA/GODDARD/UNIVERSITY OF ARIZONA

   MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La misión OSIRIS-REx de la NASA se despedirá el 10 de mayo del asteroide Bennu con un sobrevuelo final y un precioso cargamento de muestras que llegarán a la Tierra en septiembre de 2023.

   Durante su evento de recolección de muestras del 20 de octubre de 2020, la nave espacial recolectó una cantidad sustancial de material de la superficie de Bennu, probablemente excediendo el requisito de la misión de 60 gramos.

   "Dejar las cercanías de Bennu en mayo nos coloca en el 'punto óptimo', cuando la maniobra de salida consumirá la menor cantidad de combustible a bordo de la nave espacial", dijo en un comunicado Michael Moreau, subdirector del proyecto OSIRIS-REx en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Sin embargo, con más de 265 metros por segundo de cambio de velocidad, esta será la mayor maniobra de propulsión realizada por OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security, Regolith Explorer) desde la aproximación a Bennu en octubre de 2018".

   La salida de mayo también brinda al equipo OSIRIS-REx la oportunidad de planificar un sobrevuelo final de la nave espacial de Bennu. Esta actividad no formaba parte del cronograma original de la misión, pero el equipo está estudiando la viabilidad de una ejecución de observación final del asteroide para aprender potencialmente cómo el contacto de la nave espacial con la superficie de Bennu alteró el sitio de la muestra.

   Si es posible, el sobrevuelo se llevará a cabo a principios de abril y observará el sitio de la muestra, llamado Nightingale, desde una distancia de aproximadamente 3,2 kilómetros). La superficie de Bennu se alteró considerablemente después del evento de recolección de muestras Touch-and-Go (TAG), con la cabeza del recolector hundiéndose 48,8 centímetros en la superficie del asteroide. Los propulsores de la nave espacial también perturbaron una cantidad sustancial de material de la superficie durante la combustión de retroceso.

   La misión está planeando un sobrevuelo único, imitando una de las secuencias de observación realizadas durante la fase de reconocimiento detallado de la misión en 2019. OSIRIS-REx tomaría imágenes de Bennu para una rotación completa para obtener imágenes de alta resolución de los hemisferios norte y sur y la región ecuatorial del asteroide.

   Luego, el equipo compararía estas nuevas imágenes con las imágenes de alta resolución anteriores de Bennu obtenidas durante 2019.

   "OSIRIS-REx ya ha proporcionado una ciencia increíble", dijo Lori Glaze, directora de ciencia planetaria de la NASA en la sede de la agencia en Washington. "Estamos muy emocionados de que la misión esté planeando un sobrevuelo de observación más del asteroide Bennu para proporcionar nueva información sobre cómo el asteroide respondió a TAG y se despidió como es debido ".

POSIBLE MISIÓN EXTENDIDA

   Estas observaciones posteriores al TAG también le darían al equipo la oportunidad de evaluar la funcionalidad actual de los instrumentos científicos a bordo de la nave espacial. Es posible que el polvo cubra los instrumentos durante el evento de recolección de muestras y la misión quiera evaluar el estado de cada uno. Comprender la salud de los instrumentos también es parte de la evaluación del equipo de posibles oportunidades de misión extendida después de que la muestra se entregue en la Tierra.

   La nave espacial permanecerá en las cercanías del asteroide Bennu hasta el 10 de mayo, cuando la misión entrará en su fase de crucero de regreso a la Tierra. A medida que se acerca a la Tierra, OSIRIS-REx soltará la Cápsula de retorno de muestra (SRC). Luego, el SRC viajará a través de la atmósfera de la Tierra y aterrizará bajo paracaídas en el campo de pruebas y entrenamiento de Utah.

   Una vez recuperada, la NASA transportará la cápsula a las instalaciones de conservación en el Centro Espacial Johnson de la agencia en Houston y distribuirá la muestra a los laboratorios de todo el mundo, lo que permitirá a los científicos estudiar la formación de nuestro sistema solar y la Tierra como un planeta habitable.