Publicado 01/06/2021 16:43CET

El paisaje del Sáhara verde fue más mediterráneo que monzónico

El lago Tislit se encuentra en las montañas del Alto Atlas de Marruecos. El siguiente paso es obtener más archivos sedimentarios de alta resolución de depósitos cercanos a la costa de Marruecos.
El lago Tislit se encuentra en las montañas del Alto Atlas de Marruecos. El siguiente paso es obtener más archivos sedimentarios de alta resolución de depósitos cercanos a la costa de Marruecos. - RACHID CHEDDADI, UNIVERSITY OF MONTPELLIER

   MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El paisaje verde en el Sáhara provocado por episodios húmedos hace miles de años estuvo formado por una vegetación más parecida a la del bosque mediterráneo que subtropical, dice un nuevo estudio.

   El Sahara no siempre ha estado cubierto solo por arena y rocas. Durante el período de hace 14.500 a 5.000 años, grandes áreas del norte de África estaban más densamente pobladas, y donde hoy hay desierto, la tierra estaba verde con vegetación. Esto se evidencia en varios sitios con pinturas rupestres que muestran no solo jirafas y cocodrilos, sino que incluso ilustran personas nadando en la "Cueva de los Nadadores". Este período se conoce como el Sahara Verde o Período Húmedo Africano.

   Hasta ahora, los investigadores han asumido que la lluvia necesaria se trajo de los trópicos a través de un monzón de verano intensificado. El desplazamiento del monzón hacia el norte se atribuyó a la rotación del eje inclinado de la Tierra que produce niveles más altos de radiación solar en el norte de África aproximadamente cada 25.000 años. Sin embargo, los modelos climáticos no han podido simular el crecimiento de las plantas lo suficiente como para crear un Sahara verde con lluvias que provienen solo del monzón de verano.

   Los científicos están convencidos de que la vegetación permanente en ese momento en el norte de África no se puede explicar por una sola temporada de lluvias cada año, informa EurekAlert.

   El doctor Enno Schefus de la Universidad de Bremen y el doctor Rachid Cheddadi de la Universidad de Montpellier, junto con un equipo internacional de investigadores, han analizado el polen y las ceras de hojas extraídas de un núcleo de sedimento para reconstruir la cubierta vegetal y la cantidad de lluvia en el pasado. El núcleo se recuperó del lago Tislit en las montañas del Alto Atlas de Marruecos. Los componentes fósiles de las plantas, como el polen y las moléculas vegetales refractarias, se depositan en los lagos al igual que en los sedimentos marinos. Estos permiten identificar los tipos de vegetación y las condiciones climáticas del pasado.

   "Nuestros resultados son muy claros", explica Enno Schefus, "mientras que las ceras de las hojas indican un aumento de las precipitaciones durante el período húmedo africano, el polen revela explícitamente que la vegetación era mediterránea, no subtropical o incluso tropical". Las plantas mediterráneas pueden tolerar condiciones áridas en el verano siempre que reciban suficiente lluvia en el invierno. "Esto sugiere fuertemente que las reconstrucciones del monzón de estudios previos necesitan ser reconsideradas".

   Basándose en estos hallazgos, Schefus y sus colegas han desarrollado un nuevo concepto para explicar el Sahara Verde. Durante el período del Sahara Verde, a medida que el monzón se intensificaba y se movía hacia el norte en el verano, debe haber habido un desplazamiento hacia el sur del cinturón de vientos del oeste en el invierno que trajo las precipitaciones invernales al norte de África. Posteriormente, el equipo probó sus reconstrucciones climáticas pasadas del registro de Tislit utilizando un modelo de vegetación mecanicista.

   "Tenemos lluvias de invierno en el margen norte del Sahara, el monzón en el margen sur y entre las dos áreas una superposición de los dos sistemas de lluvia que proporciona lluvias allí durante el verano y el invierno, aunque de forma bastante escasa", explica Rachid Cheddadi. Las simulaciones del modelo de vegetación mostraron claramente que se formó un Sahara Verde bajo este escenario climático. Una cubierta vegetal continua solo podría formarse con precipitación en dos estaciones; las plantas no sobrevivirían a una larga fase seca después de un breve período de lluvias.

   Schefus y sus colegas describen sus resultados como un cambio de paradigma en la investigación climática que explica la causa del Sahara Verde. Las implicaciones de esto incluyen no solo una mejor comprensión de las condiciones climáticas pasadas, sino también una mejora de las predicciones para el clima futuro y las tendencias de la vegetación en la región, así como una contribución a los estudios arqueológicos de los patrones de asentamiento y las rutas migratorias.

Contador