Publicado 18/03/2021 12:26CET

La pajarita de origami más pequeña del mundo

Pajarita de origami de 60 micrones
Pajarita de origami de 60 micrones - CORNELL UNIVERSITY

   MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de Cornell han creado actuadores de un micra con memoria de forma que permiten que los materiales bidimensionales atómicamente delgados se plieguen en configuraciones 3D.

   Todo lo que necesitan es una rápida sacudida de voltaje. Y una vez que el material está doblado, mantiene su forma, incluso después de que se quita el voltaje.

   Como demostración, el equipo creó lo que es potencialmente el pájaro de origami auto-plegable más pequeño del mundo, con 60 micrones (un micrón equivale a la milésima parte de un milímetro). Los resultados se han publicado en portada en la revista Science Robotics.

   "Queremos tener robots que sean microscópicos pero que tengan cerebros a bordo. Eso significa que es necesario tener apéndices que estén impulsados por transistores complementarios de semiconductores de óxido de metal (CMOS), básicamente un chip de computadora en un robot de 100 micrones en un lado", dijo en un comunicado Itai Cohen, autor principal y profesor de Física.

   Imagínese un millón de robots microscópicos fabricados que se liberan de una oblea que se doblan, se liberan y realizan sus tareas, incluso ensamblando estructuras más complicadas. Esa es la visión.

   "La parte difícil es fabricar materiales que respondan a los circuitos CMOS", dijo Cohen. Y esto es lo que el equipo de Cornell ha conseguido con este actuador con memoria de forma que puede conducir con voltaje y hacer que mantenga una forma doblada".

   Las máquinas se pliegan por sí mismas rápidamente, en 100 milisegundos. También pueden aplanarse y replegarse miles de veces. Y solo necesitan un voltio para cobrar vida.

   El equipo ya ha sido reconocido por Guinness World Records por crear el robot andante más pequeño. Ahora, esperan capturar otro registro con un nuevo pájaro de origami auto-plegable que tiene solo 60 micrones de ancho.

   El equipo está trabajando actualmente para integrar sus actuadores con memoria de forma con circuitos para hacer robots andantes con patas plegables, así como robots en forma de hojas que se mueven ondulando hacia adelante. Estas innovaciones pueden llevar algún día a robots tipo nano-Roomba que puedan limpiar la infección bacteriana del tejido humano, micro-fábricas que pueden transformar la fabricación e instrumentos quirúrgicos robóticos que son diez veces más pequeños que los dispositivos actuales, según Cohen.