Publicado 16/12/2020 18:22CET

Un par de objetos planetarios solitarios que nacen como estrellas

Composición artística de las dos enanas marrones, en primer plano Oph 98B en púrpura, en el fondo Oph 98A en rojo. Oph 98A es el más masivo y, por lo tanto, el más luminoso y el más caliente de los dos.
Composición artística de las dos enanas marrones, en primer plano Oph 98B en púrpura, en el fondo Oph 98A en rojo. Oph 98A es el más masivo y, por lo tanto, el más luminoso y el más caliente de los dos. - UNIVERSITY OF BERN, ILLUSTRATION: THIBAUT ROGER

   MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un curioso sistema binario sin estrellas formado por un par de enanas marrones, también conocidas como estrellas fallidas, ha sido descubierto a 450 años luz en la asociación estelar Ophiuchus.

   Los procesos de formación de estrellas a veces crean misteriosos objetos astronómicos llamados enanas marrones, que son más pequeños y fríos que las estrellas, y pueden tener masas y temperaturas inferiores a las de los exoplanetas en los casos más extremos. Al igual que las estrellas, las enanas marrones a menudo deambulan solas por el espacio, pero también se pueden ver en sistemas binarios, donde dos enanas marrones orbitan entre sí y viajan juntas en la galaxia.

   El sistema CFHTWIR-Oph 98 (o Oph 98 para abreviar) consta de dos objetos de muy baja masa Oph 98 A y Oph 98 B. Los investigadores del Center for Space and Habitability (CSH) de la Universidad de Berna se sorprendieron al descubrirlo en los archivos del telescopio Hubble por el hecho de que Oph 98 A y B orbitan entre sí desde una distancia sorprendentemente grande, aproximadamente 5 veces la distancia entre Plutón y el Sol, que corresponde a 200 veces la distancia entre la Tierra y el Sol. El estudio acaba de ser publicado en The Astrophysical Journal Letters.

   El par es un raro ejemplo de dos objetos similares en muchos aspectos a planetas gigantes extrasolares, orbitando uno alrededor del otro sin una estrella madre. El componente más masivo, Oph 98 A, es una joven enana marrón con una masa 15 veces mayor que la de Júpiter, que se encuentra casi exactamente en el límite que separa a las enanas marrones de los planetas. Su compañero, Oph 98 B, es solo 8 veces más pesado que Júpiter.

   Los componentes de los sistemas binarios están vinculados por un vínculo invisible llamado energía de unión gravitacional, y este vínculo se fortalece cuando los objetos son más masivos o más cercanos entre sí. Con masas extremadamente bajas y una separación muy grande, Oph 98 tiene la energía de enlace más débil de cualquier sistema binario conocido hasta la fecha.

   El sistema binario de Oph 98 se formó hace solo 3 millones de años en el cercano vivero estelar de Ophiuchus, lo que lo convierte en un recién nacido en escalas de tiempo astronómicas. La edad del sistema es mucho más corta que el tiempo típico necesario para construir planetas. Las enanas marrones como Oph 98 A están formadas por los mismos mecanismos que las estrellas. A pesar de que Oph 98 B tiene el tamaño adecuado para un planeta, el anfitrión Oph 98 A es demasiado pequeño para tener una reserva de material lo suficientemente grande para construir un planeta tan grande.

   "Esto nos dice que Oph 98 B, como su anfitrión, debe haberse formado a través de los mismos mecanismos que producen estrellas y muestra que los procesos que crean estrellas binarias operan en versiones reducidas hasta estas masas planetarias", comenta en un comunicado Clémence Fontanive, autor principal del estudio.