Publicado 17/11/2020 10:50CET

Peces muertos llevan la polución por mercurio a los abismos oceánicos

Un pez caracol iluminado recogido de la fosa de Kermadec en el suroeste del Océano Pacífico.
Un pez caracol iluminado recogido de la fosa de Kermadec en el suroeste del Océano Pacífico. - JEFF REID - Archivo

   MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los cadáveres de peces que se hunden en aguas cercanas a la superficie transportan contaminación tóxica por mercurio hasta los abismos oceánicos, incluida la Fosa de las Marianas.

   La mayor parte de ese mercurio comenzó su largo viaje hacia las simas de aguas profundas como emisiones atmosféricas de centrales eléctricas de carbón, operaciones mineras, fábricas de cemento, incineradoras y otras actividades humanas.

   Esas son dos de las principales conclusiones de un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Michigan (UM), en Estados Unidos, que analizó la composición isotópica del mercurio en peces y crustáceos recolectados en el fondo de dos fosas de aguas profundas en el Pacífico.

   "El mercurio que creemos que alguna vez estuvo en la estratosfera se encuentra ahora en la sima más profunda de la Tierra", alerta en un comunicado el geoquímico ambiental de la UM Joel Blum, autor principal del artículo PNAS y profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra y Ambientales de la UM.

   "Se pensaba que el mercurio antropogénico estaba restringido principalmente a los 1.000 metros superiores de los océanos, pero encontramos que mientras que parte del mercurio en estas fosas marinas profundas tiene un origen natural, es probable que la mayoría provenga de la actividad humana", añade.

   En una reunión científica en junio, el equipo de Blum y un grupo de investigación liderado por China informaron de forma independiente la detección de mercurio de origen humano en organismos de trincheras de aguas profundas.

   Los investigadores chinos, que publicaron sus hallazgos el 7 de julio en la revista 'Nature Communications', llegaron a la conclusión de que el mercurio llega a las simas de las profundidades marinas enganchándose en partículas microscópicas de materia orgánica que se hunde, incluida la materia fecal y el plancton muerto, que constantemente llueve desde los océanos superiores.

   Pero en su artículo de 'PNAS', Blum y sus colegas sugieren que una explicación más probable es que el hundimiento de la carroña de los peces que se alimentan en la parte superior del océano entrega la mayor parte del mercurio a las simas.

   Los científicos y los legisladores quieren saber cómo las cambiantes emisiones globales de mercurio afectarán los niveles que se encuentran en los mariscos. Si bien las emisiones de mercurio han disminuido en los últimos años en América del Norte y Europa, China e India continúan expandiendo su uso de carbón y las emisiones de mercurio a escala mundial están aumentando.

   Para determinar cómo es probable que los productos del mar se vean afectados, los investigadores se basan en modelos globales. Y refinar esos modelos requiere la comprensión más clara posible de cómo el mercurio circula dentro de los océanos y entre los océanos y la atmósfera, según Blum.

   "Sí, comemos pescado capturado en aguas menos profundas, no de simas de aguas profundas --admite--. pero necesitamos comprender el ciclo del mercurio a través de todo el océano para poder modelar los cambios futuros en el océano cercano a la superficie".

   El mercurio es un elemento de origen natural, pero cada año se emiten a la atmósfera más de 2.000 toneladas métricas debido a las actividades humanas. Este mercurio inorgánico puede viajar miles de kilómetros antes de depositarse en las superficies terrestres y oceánicas, donde los microorganismos convierten parte de él en metilmercurio, una forma orgánica altamente tóxica que puede acumularse en los peces a niveles dañinos para los seres humanos y la vida silvestre.

   Los efectos en los seres humanos pueden incluir daños en el sistema nervioso central, el corazón y el sistema inmunológico. Los cerebros en desarrollo de los fetos y los niños pequeños son especialmente vulnerables.

   En su estudio, Blum y sus colegas analizaron la composición isotópica del metilmercurio de los tejidos de los peces caracoles y crustáceos llamados anfípodos recolectados a profundidades de hasta 10.250 metros en la Fosa de las Marianas en el Pacífico noroeste, al suroeste de Guam. Se recogieron otras muestras a profundidades de hasta 10.000 metros en la fosa de Kermadec en el suroeste del Pacífico, al noreste de Nueva Zelanda.

   "Estas muestras fueron difíciles de conseguir dadas las grandes profundidades y altas presiones de las trincheras --reconoce el coautor del estudio, Jeffrey Drazen, oceanógrafo de la Universidad de Hawai--. Las simas son algunos de los ecosistemas menos estudiados de la Tierra, y el pez caracol Mariana se descubrió en 2014".

   El mercurio tiene siete isótopos estables (no radiactivos), y la proporción de los diferentes isótopos proporciona una firma química única, o huella dactilar, que se puede utilizar como herramienta de diagnóstico para comparar muestras ambientales de varios lugares.

   Los investigadores utilizaron estas técnicas de toma de huellas dactilares, muchas de las cuales se desarrollaron en el laboratorio de Blum, para determinar que el mercurio de los anfípodos de las trincheras de aguas profundas y el pez caracol tenía una firma química que coincidía con el mercurio de una amplia gama de especies de peces en el centro del Pacífico que se alimenta a profundidades de alrededor de 500 metros. Esos peces del Pacífico central fueron analizados por Blum y sus colegas durante un estudio anterior.

   Al mismo tiempo, encontraron que la composición isotópica del mercurio en las partículas de detritus que se hunden, el mecanismo de entrega favorecido por el equipo chino, no coincide con la firma química del mercurio en los organismos de la fosa, según Blum y sus colegas.

   Concluyeron que la mayor parte del mercurio en los organismos de las trincheras se transportaba allí en los cadáveres de peces que se alimentan en aguas cercanas a la superficie iluminadas por el sol, donde la mayor parte del mercurio proviene de fuentes antropogénicas.

   "Estudiamos la biota de la fosa porque vive en el lugar más profundo y remoto de la Tierra, y esperábamos que el mercurio allí fuera casi exclusivamente de origen geológico, es decir, de fuentes volcánicas de aguas profundas --explica Blum--. Nuestro hallazgo más sorprendente fue que encontramos mercurio en organismos de fosas de aguas profundas que muestra evidencia de su origen en la zona de la superficie del océano iluminada por el sol".

   El mercurio antropogénico llega a los océanos a través de la lluvia, la deposición seca de polvo arrastrado por el viento y la escorrentía de ríos y estuarios.

   "Las simas de aguas profundas se han visto como ecosistemas antiguos que no han sido contaminados por las actividades humanas. Pero estudios recientes han encontrado rastros de plomo antropogénico, carbono-14 de pruebas de armas nucleares y contaminantes orgánicos persistentes como los PCB en organismos que viven incluso en la parte más profunda de el océano, que se conoce como la zona abisal", señala Drazen.

   Estos últimos hallazgos sobre el mercurio proporcionan otro ejemplo más de las actividades humanas que impactan las redes tróficas en los ecosistemas marinos más remotos de la Tierra.

Contador