Publicado 23/04/2020 10:45:33 +02:00CET

Las placas tectónicas ya eran activas hace 3.200 millones de años

Las placas tectónicas ya eran activas hace 3.200 millones de años
Las placas tectónicas ya eran activas hace 3.200 millones de años - Alec Brenner, Harvard University

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Científicos de la Universidad de Harvard que examinaron rocas de más de 3.000 millones de años descubrieron que las placas tectónicas de la Tierra se mueven hoy de la misma manera que lo hicieron entre 2.000 y 4.000 millones de años atrás, según publican en la revista 'Science Advances'.

Los hallazgos sugieren que los continentes se establecieron en su lugar y mantuvieron la vida mucho antes de lo que se pensaba anteriormente, y dan una idea de la tectónica de placas en otros planetas.

Una pregunta constante en geología es cuándo las placas tectónicas de la Tierra comenzaron a empujar y tirar en un proceso que ayudó al planeta a evolucionar y moldeó sus continentes en los que existen hoy en día. Algunos investigadores teorizan que sucedió hace unos 4.000 millones de años, mientras que otros piensan que fue más cercano a 1.000 millones.

Un equipo de investigación dirigido por investigadores de Harvard buscó pistas en rocas antiguas de más de 3.000 millones de años de Australia y Sudáfrica, y descubrió que estas placas se movían hace al menos 3.200 millones de años en la Tierra primitiva. En una parte del Pilbra Craton en Australia Occidental, una de las piezas más antiguas de la corteza terrestre, los científicos encontraron una deriva latitudinal de aproximadamente 2,5 centímetros al año, y fecharon el movimiento hace 3.200 millones de años.

Los investigadores creen que este cambio es la primera prueba de que el movimiento de placas moderno ocurrió entre dos y cuatro mil millones de años atrás. Se agrega a la creciente investigación que el movimiento tectónico ocurrió en la Tierra primitiva.

"Básicamente, esta es una pieza de evidencia geológica para extender el registro de la tectónica de placas en la Tierra más atrás en la historia de la Tierra", señala Alec Brenner, uno de los autores principales del artículo y miembro del Laboratorio de Paleomagnética de Harvard.

"Según la evidencia que encontramos, parece que la tectónica de placas es un proceso mucho más probable que haya ocurrido en la Tierra primitiva y que defiende una Tierra que se parece mucho más a la actual de lo que mucha gente piensa", añade.

La tectónica de placas es clave para la evolución de la vida y el desarrollo del planeta. Hoy, la capa exterior de la Tierra consta de unos 15 bloques rígidos de corteza. En ellos se sientan los continentes y océanos del planeta.

El movimiento de estas placas dio forma a la ubicación de los continentes. Ayudó a formar otros nuevos y creó formas de relieve únicas, como cadenas montañosas. También expuso nuevas rocas a la atmósfera, lo que provocó reacciones químicas que estabilizaron la temperatura de la superficie de la Tierra durante miles de millones de años. Un clima estable es crucial para la evolución de la vida.

Cuando ocurrieron los primeros cambios, ha sido durante mucho tiempo un tema de debate considerable en geología. Cualquier información que arroje luz sobre ella es valiosa. El estudio, publicado en 'Earth Day', ayuda a llenar algunos de los vacíos. También sugiere libremente las primeras formas de vida desarrolladas en un entorno más moderado.

"Estamos tratando de entender los principios geofísicos que impulsan la Tierra --explica Roger Fu, uno de los autores principales del artículo y profesor asistente de ciencias de la tierra y planetarias en la Facultad de Artes y Ciencias--. La tectónica de placas recicla elementos que son necesarios para la vida en la Tierra y fuera de ella".

La tectónica de placas también ayuda a los científicos planetarios a comprender mundos más allá de este. "Actualmente, la Tierra es el único cuerpo planetario conocido que ha establecido sólidamente la tectónica de placas de cualquier tipo", dijo Brenner, un estudiante graduado de tercer año en la Escuela de Graduados de Artes y Ciencias.

"Realmente nos incumbe a medida que buscamos planetas en otros sistemas solares para comprender todo el conjunto de procesos que condujeron a la tectónica de placas en la Tierra y qué fuerzas impulsoras se produjeron para iniciarlo --prosigue--. Con suerte, eso nos daría una idea de lo fácil que es para La tectónica de placas se produce en otros mundos, especialmente teniendo en cuenta todos los vínculos entre la tectónica de placas, la evolución de la vida y la estabilización del clima".

Para el estudio, los miembros del proyecto viajaron a Pilbara Craton en Australia Occidental. Un cratón es una corteza primordial, gruesa y muy estable. Por lo general, se encuentran en el medio de las placas tectónicas y son los corazones antiguos de los continentes de la Tierra.

Esto los convierte en el lugar natural para estudiar la Tierra primitiva. En el Pilbara Craton se formaron rocas hace 3.500 millones de años.

En 2017, Fu y Brenner tomaron muestras de una porción llamada Honeyeater Basalt. Perforaron en las rocas allí y recolectaron muestras de núcleo de aproximadamente una pulgada de ancho.

Regresaron las muestras al laboratorio de Fu en Cambridge, donde colocaron las muestras en magnetómetros y equipos de desmagnetización. Estos instrumentos les contaron la historia magnética de la roca. Con suerte, la parte más antigua y estable de esa historia es cuando se formó la roca. En este caso, fue hace 3.200 millones de años.

Luego, el equipo usó sus datos y los de otros investigadores, que han desmagnetizado rocas en áreas cercanas, hasta la fecha cuando las rocas cambiaron de un punto a otro. Encontraron una deriva de 2,5 centímetros al año.

El trabajo de Fu y Brenner difiere de la mayoría de los estudios porque los científicos se centraron en medir la posición de las rocas a lo largo del tiempo, mientras que otros trabajos tienden a centrarse en las estructuras químicas en las rocas que sugieren movimiento tectónico.

Los investigadores utilizaron el novedoso Quantum Diamond Microscope para confirmar sus hallazgos de hace 3.200 millones de años. El microscopio toma imágenes de los campos magnéticos y las partículas de una muestra. Fue desarrollado en colaboración entre investigadores de Harvard y el MIT.

En el documento, los investigadores señalan que no pudieron descartar un fenómeno llamado "verdadero vagabundeo polar". También puede hacer que la superficie de la Tierra se desplace. Sus resultados se inclinan más hacia el movimiento tectónico de placas debido al intervalo de tiempo de este movimiento geológico.

Fu y Brenner planean seguir analizando datos del Pilbara Craton y otras muestras de todo el mundo en futuros experimentos. El amor por el aire libre los impulsa a ambos, y también lo hace la necesidad académica de comprender la historia planetaria de la Tierra. "Esto es parte de nuestra herencia", admite Brenner.

Lo más leído

  1. 1

    Coronavirus.- Maduro anuncia un "plan de flexibilización" de la cuarentena por el coronavirus en Venezuela

  2. 2

    Rey Felipe.- El Rey aborda con los administradores de fincas las medidas frente a la epidemia en edificios de viviendas

  3. 3

    Venezuela.- Duque alerta de que si Maduro no cae "rápidamente" los migrantes venezolanos podrían llegar a los 7 millones

  4. 4

    Nueva Zelanda está sobre un viejo tubo de lava que llega al manto terrestre

  5. 5

    Rey Felipe.- El Rey mantendrá el sábado una videoconferencia con militares con motivo del Día de las Fuerzas Armadas