Publicado 10/09/2020 13:07:54 +02:00CET

Las poblaciones de animales silvestres caen en dos tercios desde 1970

Las poblaciones de animales silvestres caen en dos tercios desde 1970
Las poblaciones de animales silvestres caen en dos tercios desde 1970 - UCL

   MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las poblaciones mundiales de animales han disminuido en promedio dos tercios en menos de medio siglo, según el Informe Planeta Vivo 2020 de WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza).

   El Índice Planeta Vivo (LPI), proporcionado por la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), muestra que los factores que se cree que aumentan la vulnerabilidad del planeta a pandemias como COVID-19, incluido el cambio de uso de la tierra y el uso y comercio de vida silvestre, fueron también algunos de los factores que impulsaron la disminución promedio del 68% en las poblaciones mundiales de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces entre 1970 y 2016.

   El informe presenta una descripción general completa del estado del mundo natural a través del LPI, que rastrea las tendencias en la abundancia mundial de vida silvestre y las contribuciones de más de 125 expertos de todo el mundo. Muestra que la principal causa de la dramática disminución de las poblaciones de especies en la tierra observada en el LPI es la pérdida y degradación del hábitat, incluida la deforestación, impulsada por la forma en que nosotros, como humanidad, producimos alimentos.

   Las especies en peligro capturadas en el LPI incluyen el gorila de las tierras bajas del este, cuyo número en el Parque Nacional Kahuzi-Biega, República Democrática del Congo ha experimentado una disminución estimada del 87% entre 1994 y 2015, principalmente debido a la caza ilegal, y el loro gris africano en el suroeste. Ghana, cuyo número se redujo hasta en un 99% entre 1992 y 2014 debido a las amenazas planteadas por la captura para el comercio de aves silvestres y la pérdida de hábitat.

   El LPI, que rastreó casi 21.000 poblaciones de más de 4.000 especies de vertebrados entre 1970 y 2016, también muestra que las poblaciones de vida silvestre que se encuentran en hábitats de agua dulce han sufrido una disminución del 84%, la disminución promedio de la población más marcada en cualquier bioma, equivalente al 4% por año desde 1970.

   El coautor, el doctor Tim Newbold, del Centro de Investigación sobre Biodiversidad y Medio Ambiente de la UCL (University College London) dijo en un comunicado: "El cambio de uso de la tierra, ya sea para agricultura, energía, transporte o vivienda, tiene un impacto profundo en la biodiversidad, ya que muchas plantas y animales ya no pueden sobrevivir en un medio ambiente, y la naturaleza salvaje restante puede no ser lo suficientemente grande para sostener una especie. Esto ahora está afectando la composición de las plantas y los animales, ya que las especies generalistas son más capaces de sobrevivir mientras más especies especializadas se extinguen ".

   Un informe adjunto publicado en Nature encuentra que sin una acción ambiciosa e integrada que combine los esfuerzos de conservación y restauración con una transformación del sistema alimentario, no será posible cambiar el rumbo del cambio de biodiversidad para 2050 o antes.

   Para que las tendencias globales de la biodiversidad terrestre afectadas por el cambio de uso de la tierra dejen de disminuir y comiencen a recuperarse para el 2050 o antes, los investigadores dicen que se necesitan acciones en dos áreas clave.

   En primer lugar, los esfuerzos audaces de conservación y restauración, junto con una mayor eficacia de la gestión, deberán intensificarse rápidamente. Las áreas protegidas deberán alcanzar el 40% de las áreas terrestres globales, junto con grandes esfuerzos para restaurar la tierra degradada (alcanzando aproximadamente el 8% de las áreas terrestres para 2050 en los escenarios de estudio) y los esfuerzos de planificación del uso de la tierra que equilibren los objetivos de producción y conservación en todos tierra gestionada. Sin tales esfuerzos, la disminución de la diversidad biológica solo podría ralentizarse en lugar de detenerse y cualquier recuperación potencial seguiría siendo lenta.

   En segundo lugar, ponen énfasis en la transformación del sistema alimentario. Dado que la conservación y la restauración por sí solas probablemente serán insuficientes, se necesitan medidas adicionales para abordar las presiones globales sobre el sistema alimentario. Los esfuerzos para doblar la curva de la biodiversidad terrestre global incluyen la reducción del desperdicio de alimentos, dietas que tienen un menor impacto ambiental y una mayor intensificación y comercio sostenibles.

Contador