Publicado 04/08/2021 10:32CET

El polo sur de la Luna ofrece el mejor acceso a rocas del manto

La concentración de torio en Aitken revela la distribución de los materiales del manto expulsados violentamente durante el impacto de formación de la cuenca.
La concentración de torio en Aitken revela la distribución de los materiales del manto expulsados violentamente durante el impacto de formación de la cuenca. - NASA/LRO/LUNAR PROSPECTOR/D. MORIARTY

   MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La superficie de la cuenca de impacto Aitken en el polo sur de la Luna ofrece las mejores condiciones para obtener muestras del manto de nuestro satélite, que guarda secretos de la formación planetaria.

   Con alrededor de 2.600 kilómetros de ancho y situada en la cara oculta lunar, Aitken es la estructura de impacto confirmada más grande en la Luna y, por lo tanto, está asociada con la profundidad de excavación más profunda de todas las cuencas lunares, por lo que es el lugar más probable para encontrar trozos de manto, según una nueva investigación de la NASA.

   Durante años, los científicos han estado desconcertados por una anomalía radiactiva en el cuadrante noroeste del Polo Sur: la Cuenca Aitken en el lado lejano lunar. El análisis del equipo dirighido por Daniel Moriarty del Goddard Space Flight Center, demuestra que la composición de esta anomalía es consistente con el "lodo" que se forma en el manto superior al final de la cristalización del océano de magma. Debido a que este lodo es muy denso, los científicos han asumido previamente que debería hundirse completamente en el manto inferior al principio de la historia lunar.

   "Sin embargo, nuestra comprensión más matizada de modelos y experimentos recientes indica que parte de este lodo queda atrapado en el manto superior y luego excavado por esta vasta cuenca de impacto", dijo Moriarty en un comunicado. "Por lo tanto, esta región noroeste del Polo Sur - Cuenca Aitken es la mejor ubicación para acceder a los materiales del manto excavados actualmente en la superficie lunar. Curiosamente, algunos de estos materiales también pueden estar presentes alrededor de los sitios propuestos de aterrizaje de Artemisa y VIPER alrededor del Polo Sur lunar".

   Si se recopilan y analizan, estos fragmentos de las profundidades de la Luna pueden proporcionar una mejor comprensión de cómo evolucionaron la Luna, la Tierra y muchos otros mundos del sistema solar.

   El equipo revisó los experimentos de laboratorio más recientes, el análisis de muestras lunares y los modelos geofísicos y geoquímicos para desarrollar su nueva comprensión de cómo evolucionó el manto lunar a medida que se enfriaba y solidificaba. Publica resultados en Nature Communications.

   Utilizaron esta nueva comprensión como una lente para interpretar las observaciones recientes de la superficie lunar de la nave espacial Lunar Prospector y Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA, y el instrumento Moon Mineralogy Mapper de la NASA a bordo de la nave espacial Chandrayaan-I de la India.

   El equipo generó un mapa de posibles ubicaciones del manto utilizando datos de Moon Mineralogy Mapper para evaluar la composición y abundancia de minerales, integrado con las observaciones de Lunar Prospector de abundancias elementales, incluidos marcadores del último líquido restante al final de la cristalización del océano de magma lunar, e imágenes y datos del Lunar Reconnaissance Orbiter.