Publicado 25/02/2021 10:37CET

Polvo de asteroide cierra el caso de la extinción de los dinosaurios

El impacto del asteroide provocó la extinción del 75% de la vida, incluidos todos los dinosaurios no aviares.
El impacto del asteroide provocó la extinción del 75% de la vida, incluidos todos los dinosaurios no aviares. - WILLGARD KRAUSE/PIXABAY.

   MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Polvo de asteroide localizado en el cráter Chicxulub ha sido interpretado como la prueba definitiva de que un cataclismo de esta naturaleza acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años.

   La muerte por asteroide en lugar de una serie de erupciones volcánicas o alguna otra calamidad global ha sido la principal hipótesis desde la década de 1980, cuando los científicos encontraron polvo de asteroide en la capa geológica que marca la extinción de los dinosaurios. Este descubrimiento pintó una imagen apocalíptica del polvo del asteroide vaporizado y las rocas del impacto que rodean el planeta, bloqueando el sol y provocando una muerte masiva a través de un invierno global oscuro y sostenido, antes de que se depositara en el suelo.

   En la década de 1990, la conexión se fortaleció con el descubrimiento del cráter de impacto de Chicxulub de 200 kilómetros de ancho debajo del Golfo de México que tiene la misma edad que la capa de roca. Un nuevo estudio despeja las dudas, según sus autores, al encontrar polvo de asteroide con una huella química similar dentro de ese cráter en la ubicación geológica precisa que marca el momento de la extinción.

   "El círculo ahora finalmente está completo", dijo en un comunicado Steven Goderis, profesor de geoquímica en la Vrije Universiteit Brussel, quien dirigió el estudio publicado en Science Advances.

   El estudio es el último de una misión del Programa Internacional de Descubrimiento del Océano 2016 codirigida por la Universidad de Texas en Austin que recolectó casi 1.000 metros de núcleo de roca del cráter enterrado bajo el lecho marino. La investigación de esta misión ha ayudado a llenar los vacíos sobre el impacto, las secuelas y la recuperación de la vida.

   El signo revelador del polvo de asteroides es el elemento iridio, que es raro en la corteza terrestre, pero está presente en niveles elevados en ciertos tipos de asteroides. Un pico de iridio en la capa geológica que se encuentra en todo el mundo es cómo nació la hipótesis de los asteroides. En el nuevo estudio, los investigadores encontraron un pico similar en una sección de roca extraída del cráter. En el cráter, la capa de sedimento depositada en los días o años posteriores al impacto es tan espesa que los científicos pudieron fechar con precisión el polvo en tan solo dos décadas después del impacto.

   "Ahora estamos en el nivel de coincidencia de que geológicamente no sucede sin causalidad", dijo el coautor Sean Gulick, profesor de investigación de la Escuela de Geociencias de UT Jackson que codirigió la expedición de 2016 con Joanna Morgan del Imperial College de Londres. "Elimina cualquier duda de que la anomalía del iridio [en la capa geológica] no está relacionada con el cráter de Chicxulub".

   El polvo es todo lo que queda del asteroide de 10 kilómetros de ancho que se estrelló contra el planeta hace millones de años, provocando la extinción del 75% de la vida en la Tierra, incluidos todos los dinosaurios no aviares.

   Los investigadores estiman que el polvo levantado por el impacto circuló en la atmósfera durante no más de un par de décadas, lo que, señala Gulick, ayuda a calcular cuánto tiempo tomó la extinción.

   "Si realmente vas a poner un reloj en extinción hace 66 millones de años, fácilmente podrías argumentar que todo sucedió en un par de décadas, que es básicamente el tiempo que tarda todo en morir de hambre", dijo.

   Las concentraciones más altas de iridio se encontraron dentro de una sección de 5 centímetros del núcleo de roca recuperado de la parte superior del anillo de pico del cráter, un punto de gran elevación en el cráter que se formó cuando las rocas rebotaron y luego colapsaron por la fuerza del impacto.

   El análisis de iridio se llevó a cabo en laboratorios de Austria, Bélgica, Japón y Estados Unidos. "Combinamos los resultados de cuatro laboratorios independientes en todo el mundo para asegurarnos de que lo hicimos bien", dijo Goderis.

   Además del iridio, la sección del cráter mostró niveles elevados de otros elementos asociados con el material de asteroides. La concentración y composición de estos "elementos asteroides" se asemejaban a las mediciones tomadas de la capa geológica en 52 sitios alrededor del mundo.

   La sección del núcleo y la capa geológica también tienen elementos terrestres en común, incluidos los compuestos sulfurosos. Un estudio de 2019 encontró que las rocas que contienen azufre faltan en gran parte del resto del núcleo a pesar de estar presentes en grandes volúmenes en la piedra caliza circundante. Esto indica que el impacto sopló el azufre original a la atmósfera, donde puede haber empeorado una mala situación al exacerbar el enfriamiento global y sembrar la lluvia ácida.