Publicado 15/01/2021 14:03CET

Portaltic.-La detección diaria de nuevos archivos maliciosos crece un 5,2% en 2020

Ciberatac, virus, ciberseguretat
Ciberatac, virus, ciberseguretat - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 15 Ene. (Portaltic/EP) -

   La compañía de ciberseguridad Kaspersky detectó un promedio de 360.000 nuevos archivos maliciosos diarios el pasado año, lo que supone un incremento del 5,2 por ciento en comparación con 2019, principalmente debido a troyanos y puertas traseras.

   El Informe de Estadísticas Anuales muestra "un notable aumento en el número de nuevos archivos maliciosos" detectados por los sistemas de Kaspersky en 2020 que, según el experto en seguridad de la firma Denis Staforkin, "es muy probable que continúe hasta el año 2021, ya que los empleados siguen trabajando desde sus casas".

   Según el informe, los sistemas de detección de Kaspersky descubrieron un promedio de 360.000 nuevos archivos maliciosos cada día durante los últimos doce meses, 18.000 más que el año anterior (un aumento del 5,2%) y más que los 346.000 de 2018, como ha compartido en un comunicado.

   El 60,2 por ciento de esos archivos maliciosos eran troyanos no específicos. En general, el porcentaje de troyanos detectados aumentó un 40,5 por ciento en comparación con 2019. La compañía señala que también hubo un notable aumento en el número de puertas traseras detectadas, así como de gusanos. No obstante, la compañía señala que ha disminuido la detección de adware, que experimentó una disminución del 35 por ciento en comparación con los datos de 2019.

   La gran mayoría de los archivos maliciosos detectados (89,80%) se produjeron a través de archivos PE de Windows, un formato de archivo específico de los sistemas operativos Windows. Al mismo tiempo, el número de nuevos programas maliciosos relacionados con los sistemas operativos Android disminuyó en un 13,7%. Este cambio de enfoque puede relacionarse con el mayor uso de equipos de sobremesa y portátiles para estudiar y trabajar desde casa, como indican desde la compañía.

   También se registró un aumento del 27 por ciento en el número de diferentes 'scripts' -enviados mediante campañas de correo electrónico malintencionado o encontrados en sitios web infectados-, lo que podría reflejar también el hecho de que las personas pasaban más tiempo en Internet y los atacantes intentaban sacar provecho de ese hecho.