Publicado 23/11/2020 15:17CET

Portaltic.-El mando de Xbox Series X será compatible con iPhone y iPad con una futura actualización

Mando de la consola Xbox Series X.
Mando de la consola Xbox Series X. - XBOX

   MADRID, 23 Nov. (Portaltic/EP) -

   El mando de las consolas de nueva generación de Microsoft, Xbox Series X y S, será compatible con los móviles iPhone y las tabletas iPad de Apple en el futuro mediante una actualización, como ha anunciado Apple.

   "Microsoft y Aple están trabajando juntos para hacer llegar la compatibilidad con el mando de Xbox Series X a los usuarios en una actualización en el futuro", ha asegurado Apple a través de un documento de soporte para conectar mandos inalámbricos.

   Hasta el momento, es posible utilizar los mandos inalámbricos de las consolas de la generación anterior para jugar en iOS (en los iPhone) y iPadOS (en iPad): DualShock 4, de PS4, y los mandos inalámbricos de Xbox de primera y segunda generación.

   A estos modelos se añade también el mando inclusivo Xbox Adaptive Controller, lanzado por Microsoft hace dos años, que simplifica los botones y el control de la consola y que está adaptado para jugadores con movilidad reducida.

   Asimismo, los sistemas para móviles de Apple también tienen soporte para utilizar mandos Bluetooth de terceros con certificación 'Made for iOS', como el reciente mando físico Kishi para iPhone, para jugar con botones desde el móvil.

   Apple no hace mención en su documento de soporte al nuevo mando de la PS5, DualSense, que cuenta con unos nuevos gatillos adaptables para el sistema háptico del dispositivo y así ampliar las sensaciones que se transmiten al jugador.

Lo más leído

  1. 1

    EEUU.- Muere el legendario presentador estadounidense Larry King

  2. 2

    El Barça debe evitar agrandar la leyenda del Cornellà

  3. 3

    Paraguay.- BBVA vende su filial de Paraguay por 205 millones al Banco GNB

  4. 4

    EEUU.- IBM reduce un 40,7% el beneficio en 2020, hasta 4.597 millones

  5. 5

    La geología de Venus ya es accesible pese a su gruesa atmósfera