Portaltic.-Niños de 12 años enseñan robótica a ancianos mayores de 70 para romper la brecha tecnológica entre generaciones

Publicado 17/09/2019 16:05:39CET
Niños de 12 años enseñan robótica a ancianos mayores de 70 para romper la brecha
Niños de 12 años enseñan robótica a ancianos mayores de 70 para romper la brecha - EUROPA PRESS

   MADRID, 17 Sep. (Portaltic/EP) -

   La brecha tecnológica intergeneracional puede ser subsanada, como han demostrado los niños y los mayores que han participado este martes en el encuentro 'Compartiendo Generaciones', acogido por Fnac Callao, en Madrid.

   'Compartiendo Generaciones' pretende romper la brecha generacional entre niños y ancianos que ha surgido con los cambios tecnológicos de las últimas décadas, y para ello, el encuentro ha hecho que los primeros les enseñen cómo se manejan las nuevas tecnologías a los segundos, incluyendo algunas técnicas de robótica.

   El portavoz y responsable de contenidos de Fnac, José Martín, ha asegurado en declaraciones a Europa Press que con este evento "lo que queríamos era hacer más accesible la tecnología a un sector de la sociedad en concreto, que son las personas mayores".

   Martín afirma que la rapidez de los avances tecnológicos nos facilitan varias tareas, pero que "se forma una brecha entre las personas que han nacido con la tecnología y aquellos para los que el cambio ha sido demasiado rápido".

   El portavoz explica que "la brecha generacional puede responder más a una falta de diálogo generacional entre nosotros" y que por eso quiere que este evento no sea una cuestión aislada. Por el contrario, espera que sea "el primer paso para demostrar que ésta sería una forma de ayudar a las personas mayores a sumarse al presente".

   'Compartiendo Generaciones' incluye cuatro talleres en los que niños de doce y trece años enseñan a ancianos mayores de setenta años a utilizar WhatsApp, Google Maps, Skype y cómo funciona la robótica con el sistema Makey Makey.

   "A los niños les encanta la idea y para ellos es una cosa cotidiana, porque ya lo hacen con sus abuelos", explica el profesor de tecnología, programación y robótica del colegio San Patricio (Madrid), Juan Bardallo, a Europa Press. "Ellos querían enseñarles las cosas de robótica e impresión 3D, querían el reto de enseñarles más", apostilla.

   De hecho, Bardallo asegura que lo que más ganas tienen de explicar a los más mayores es el Makey Makey, que consiste "en convertir a las personas en teclas". El sistema se basa en que una persona maneja un muñeco en la pantalla y dependiendo de si toca a la persona que está a su derecha o a su izquierda el muñeco se moverá hacia un lado u otro, siguiendo sus órdenes.

   "Es una forma de transformar impulsos eléctricos a teclas del teclado", explica Mateo Martín, uno de los niños que han participado en este proyecto. "Por ejemplo, si yo cierro un circuito en una parte del Makey Makey, que es como una plaquita, puedo decir que al poner el dedo en el negativo y positivo, se transforme en la flecha izquierda del teclado".

   De esta forma, sigue explicando, si en el programa se ha indicado que al pulsar la flecha izquierda el muñeco se mueve a la izquierda, al tocar en ese lado, el muñeco se moverá hacia la izquierda. Esto también se puede hacer con una pulsera conductora, según indica el menor.

LA TECNOLOGÍA EN LOS ANCIANOS

   La directora de la residencia Monstserrat Caballé de Madrid, Gema Santana, de dónde participan las personas mayores en este evento, ha asegurado en declaraciones a Europa Press que "hay alguno que sí que tiene ordenador y se puede manejar en la web como nosotros, prácticamente. Pero la mayoría lo que utiliza es el móvil para cuando le llama la familia o cuando tiene que hacer videollamada, y otros ni siquiera eso".

   Santana señala que, además, en el caso de los dispositivos móviles, se les presentan ciertas dificultades asociadas a la edad, como el desbloqueo de pantalla. "Ten en cuenta que el móvil parece muy sencillo, pero ellos tienen que desbloquear la pantalla, acordarse del número... antes descolgaban el teléfono y ya está", apunta la directora.

   "Nosotros hemos nacido con ello, pero ellos no", afirma Mateo Martín. "Cuando le enseñé a mi abuela lo de 'Ok, Google' o Siri le impresionó muchísimo porque llamaba con solo la voz. Y no solo eso, sino que cosas súper simples como llamar a alguien y que se vea su cara en la otra pantalla les impresiona un montón", declara.

   A pesar de ello, ponerse al día con las nuevas tecnologías no siempre interesa a todas las personas. Es el caso de Felicia, una de las ancianas que han participado en el evento, que ha asegurado que "tengo móvil, pero no me gusta. Me gusta verlos".