Publicado 01/06/2021 13:24CET

Portaltic.-El protocolo de red QUIC de Google se convierte en un estándar de Internet oficial

Rack de cables de fibra óptica
Rack de cables de fibra óptica - LARS KIENLE/UNSPLASH

   MADRID, 1 Jun. (Portaltic/EP) -

   El Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet (IETF, en sus siglas en inglés) ha publicado QUIC, el protocolo de red diseñado por Google, como un estándar oficial de Internet, y funciona como reemplazo a TCP, el principal estándar actual de Internet presente desde 1974.

   El IETF es el organismo internacional que regula los estándares y propuestas de Internet, y ha publicado el documento que define el protocolo de transporte de QUIC (Quick UDP Internet Connections) durante la última semana de mayo, según recogió CNET.

   QUIC, presentado en 2013, está diseñado para reemplazar a TCP (Transmission Control Protocol) y a los estándares actuales. TCP es el actual estándar principal de Internet desde 1974 -cuando aún era Arpanet-, y de él depende el funcionamiento de elementos de Internet como el sistema lógico World Wide Web (WWW), la transmisión de archivos, los 'emails' y la administración remota.

El protocolo de Google pretende "reducir la latencia en Internet, proporcionando un conjunto de interacciones de usuario más responsivo", según desarrolla un documento oficial de Jim Roskind, el ingeniero de software que diseñó QUIC para Google en 2012.

   Roskind defiende que el protocolo está diseñado para reducir la latencia con retransmisiones que duren menos tiempo, y avisa en su documento de que, con el tiempo, "el ancho de banda [...] crecerá, pero los tiempos de ida y vuelta, manejados por la velocidad de la luz, no disminuirán".

Según un documento técnico publicado por Google en 2017, la compañía afirmó que el uso de QUIC puede reducir el tiempo de espera para obtener resultados de búsqueda en un 8 por ciento en ordenadores y en un 4 por ciento en dispositivos móviles.

Otras aplicaciones como YouTube también pueden beneficiarse del uso de QUIC, y el tiempo de carga o búfer de los vídeos se reduce un 18 por ciento para usuarios de ordenadores y un 15 por ciento desde móviles.