Publicado 03/11/2021 17:44CET

Las publicaciones de 10 editores reúnen el 69% de las interacciones con contenido negacionista climático en Facebook

Archivo - Facebook
Archivo - Facebook - UNSPLASH/CC/NEONBRAND - Archivo

   MADRID, 3 Nov. (Portaltic/EP) -

    Las publicaciones de un grupo de diez editores acaparan el 69 por ciento de las interacciones de los usuarios con el contenido que niega el cambio climático en la red social Facebook, como ha denunciado el Centro para la Lucha contra el Odio Digital (CCDH, por sus siglas en inglés).

   El CCDH, una organización sin ánimo de lucro que combate el discurso del odio y la desinformación en Internet, señala que un grupo de diez editores, que califica como "los diez tóxicos", produce y distribuye contenido que "niega el cambio climático sin fundamento ni base científica" para "sembrar escepticismo", y les identifica vínculos con la industria de los combustibles fósiles.

   Sus publicaciones alcanzan a 186 millones de personas en redes sociales, principalmente a través de Facebook (130,8 millones), pero también en plataformas como YouTube (33,8 millones), Twitter (12,6 millones) e Instagram (8,4 millones), según se recoge en su último informe.

   En Facebook, donde mayor alcance tienen, la organización analizó con la herramienta NewsWhip 6.983 artículos sobre negación climática del último año (octubre 2020-octubre 2021) que aparecieron en publicaciones de la red social, y que obtuvieron en total 709.057 interacciones.

Y señala que las publicaciones de estos diez editores obtienen el 69,69 por ciento de las interacciones con contenidos sobre la negación del cambio climático en Facebook. El análisis muestra un pico en la interacción con este tipo de contenido (328.906 publicaciones) entre los días 15 y 21 de febrero de este año.

   Desde CCDH denuncian que Facebook "falla" a la hora de combatir la desinformación sobre el cambio climático. Según los datos compartidos, analizados con CrowdTangle, solo el 8 por ciento de las publicaciones más populares de la red social vinculadas a los 'Diez tóxicos' cuentan con una etiqueta que las identifica como desinformacion.

   Y la práctica totalidad de las interacciones de los usuarios (99,05% de 410.135) con las publicaciones de este grupo de editores "no tenía ninguna información ni etiqueta de comprobación de datos". Estas publicaciones sin etiquetar obtuvieron de media 4.322 interacciones, frente a las 485 de las que sí estaban marcadas.

   Un portavoz de Meta, la matriz de Facebook, ha cuestionado la metodología empleada por la CCDH. "Las 700.000 interacciones que, según este informe, se referían a la negación climática representan el 0,3 por ciento de las más de 200 millones de interacciones en el contenido público sobre el cambio climático en inglés de Páginas y grupos públicos durante el mismo período de tiempo", apuntan en declaraciones a Engadget.

   La organización también denuncia el papel de Google. Según los datos que aportan desde CCDH, solo en los últimos seis meses (entre abril y septiembre de 2021) los diez editores generaron 5,3 millones de dólares (unos 4,6 millones de euros) a través de los anuncios de la plataforma Google Ads alojados en sus webs, dato estimado con la herramienta SimilarWeb a partir del tráfico web.

   Los ingresos generados por publicidad se reparten en los editores y Google. Según las estimaciones, y en base a un tráfico de cerca de 1.100 millones de vistas, el grupo de diez obtuvo 3,6 millones de dólares (3,11 millones de euros) mientras la compañía tecnológica recaudó 1,7 millones de dólares (1,47 millones de euros).

   Junto a los datos, desde la organización instan a las dos compañías tecnológicas responsables de esos servicios digitales que dejen de "promocionar y financiar" la negación del cambio climático, y que empiecen a marcarla como desinformación.

FACEBOOK Y EL CAMBIO CLIMÁTICO

   Meta, una de las dos empresas a las que CCDH interpela directamente, ha destacado en un comunicado el papel que la red social tiene entre la gente "para crear conciencia, organizarse para la acción y hacer oír su voz sobre una amplia gama de cuestiones medioambientales".

   En ese contexto, asegura que "ayudar a las personas a encontrar información precisa basada en la ciencia y, al mismo tiempo, abordar la información errónea", para lo que aseguran que se han asociado con 80 organizaciones independientes de verificación de datos a nivel global que "revisan y califican el contenido", que si se identifica como falso, ve reducida su distribución y se acompaña de una advertencia.

   Entre las últimas medidas anunciadas esta semana por la compañía se enuentra la extensión del 'Centro de climatología' a otros cien países, donde se podrá encontrar información de fuentes autorizadas como el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) o Naciones Unidas, que ahora también muestra las emisiones de gases efecto invernadero de cada país y las compara con los objetivos establecidos.

   También ha anunciado la llegada a España, y otros siete países, de las etiquetas de información sobre el cambio climático, que se incluyen en algunas publicaciones y redirigen al 'Centro de climatología' para obtener más información.