Primer mapa que unifica la biodiversidad terrestre y oceánica

Publicado 06/02/2020 14:28:03CET
Primer mapa que unifica la biodiversidad terrestre y oceánica
Primer mapa que unifica la biodiversidad terrestre y oceánica - TYLER O. GAGNÉ ET AL. /PLOS ONE

   MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Una investigación dirigida por el Monterey Bay Aquarium ha permitido crear el primer mapa global de biodiversidad que documenta la distribución de la vida tanto en tierra como en el océano,

   Publicado en la revista 'PLOS ONE', el estudio ofrece la imagen más completa disponible de dónde ocurre la vida en la Tierra y cuáles son los factores ambientales más críticos para determinar por qué está en lugares específicos. Los autores del estudio prevén que proporcionará una forma de adaptar las prácticas de gestión a medida que el cambio climático altere los ecosistemas en todo el planeta.

   "Los mapas generalmente nos muestran dónde estamos, pero este estudio también nos muestra a dónde vamos --precisa el doctor Kyle Van Houtan, científico en jefe del Acuario de Monterey Bay y autor principal--. Los mapas de biodiversidad anteriores muestran la tierra o el mar con la otra área en gris. Usamos estos dos reinos, y estos dos dominios científicos, para mostrar que todos los animales son partes esenciales de un todo intrincado".

   Determinar dónde son más abundantes las especies, junto con trazar los patrones de sus movimientos, representa uno de los pilares de la ecología. Pero durante mucho tiempo, tales estudios se han centrado principalmente en el ámbito terrestre debido a la mayor accesibilidad y al menor costo de estudio en tierra.

   "Somos criaturas terrestres, por lo que tenemos un sesgo natural a favor de la tierra --admite el doctor Clinton Jenkins, profesor del Instituto de Investigación Ecológica en São Paulo--. Sin embargo, gran parte de la diversidad del mundo es acuática, viviendo en el 70% de la superficie de la tierra que es océano, lagos y ríos. Nuestro objetivo es comprender mejor la vida en la Tierra en su conjunto, no solo las partes con las que estamos más familiar".

   A través de este estudio, los científicos han desarrollado una comprensión mejor y más precisa de dónde se encuentran ahora las especies terrestres y marinas, dónde podrían terminar moviéndose y cómo podemos protegerlas mejor en un mundo cambiante.

   "Al reunir información sobre los reinos oceánicos y terrestres reconciliamos dos comunidades científicas con el mismo objetivo: proporcionar un retrato unificado y objetivo de la vida en la tierra que ha sostenido a la humanidad durante siglos", señala el doctor Gabriel Reygondeau, investigador asociado de la Universidad de la Columbia Británica y la Universidad de Yale.

   El equipo de investigación interdisciplinario, que incluye ONG, universidades y científicos del gobierno de los Estados Unidos, Canadá y Brasil, comenzó compilando datos sobre más de 67.000 especies marinas y terrestres.

   Luego, el equipo utilizó redes neuronales artificiales, una rama de la inteligencia artificial o el aprendizaje automático, para ayudar a explicar los patrones observados. Este enfoque permitió al equipo documentar y clasificar la influencia de dos docenas de factores ambientales en la distribución de la biodiversidad.

   El mapa resultante es el esfuerzo más extenso para unificar la distribución conocida de especies en la tierra y en el océano, revelando lugares que son especialmente ricos en especies y pobres en especies. Los arrecifes de coral en el océano y los bosques montanos en tierra, por ejemplo, son especialmente diversos, ya que contienen más especies de las que podrían predecir las variables ambientales.

   El estudio también ayuda a identificar los factores ambientales que influyen en si la vida prosperará o luchará en el futuro.

   "Esto nos ayuda a documentar dónde los mecanismos de cambio climático pueden influir más en los animales e identificar las condiciones ambientales que tienen más o menos biodiversidad de lo que podríamos esperar --señala el coautor doctor Elliott Hazen, ecólogo investigador del Centro de Ciencias de la Pesca del Suroeste de la NOAA--. Necesitamos comprender los impulsores de la biodiversidad para preservar las especies dentro de los ecosistemas que se están moviendo debido a las condiciones ambientales cambiantes, y para permitirnos adoptar un enfoque más dinámico para protegerlas".

   Ahora, los administradores de recursos que trabajan para proteger hábitats y especies críticos en un momento de aceleración del cambio global pueden usar la documentación y clasificación del estudio de los impulsores ambientales para guiar el trabajo futuro de conservación.

   "Los parques nacionales y las áreas marinas protegidas se crearon para proteger a las comunidades ecológicas en ambientes estables, pero ¿qué hacemos si las especies protegidas se mueven más allá de estos límites? --se pregunta el doctor Van Houtan--. Nuestra investigación ha identificado los factores ambientales que permiten que una diversidad de vida florezca en la Tierra y permite un enfoque flexible y basado en datos para proteger la biodiversidad global a medida que las condiciones una vez estables se vuelven menos predecibles".

Contador